ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS EN AMÉRICA LATINA.

Maestro Víctor Brindisi
Movimiento de Educadores por la Paz – Uruguay.
(IPB) – Buró Internacional de la Paz – América Latina.

1-Estallidos sociales en varios países de América del Sur.

En los últimos meses, en los países del litoral Pacífico, Perú, Ecuador, Chile y Colombia se desatan protestas contra los respectivos gobiernos, tratando de enfrentar las políticas económicas, que impulsan al crecimiento de la pobreza y de la desigualdad de ingreso.                                                                                                                                    Bolivia, con la justificación de alteración de los resultados electorales, se llega a la destitución de las autoridades de Gobierno, comprometiendo la estabilidad democrática del país. Más que las soluciones, la respuesta ha sido la represión, con el lamentable saldo de decenas de muertos, centenares de heridos y detenidos en esos países.                      América Latina continúa siendo la región con mayor desigualdad del mundo. “La superación de la pobreza en la región no exige solamente crecimiento económico; este debe estar acompañado por políticas redistributivas y políticas fiscales activas”, dice la CEPAL en su Informe Panorama Social de América Latina 2019. En su fundamentación, la Secr. Ejecutiva de la misma, Alicia Bárcena, pone de ejemplo a Chile, con un PBI per cápita de 25 mil dólares al año, la mitad de los trabajadores recibe un sueldo inferior a los 550 dólares al mes y prácticamente todos los servicios –educación, salud, medicamentos, transporte, electricidad, agua, etc.-impactan en el salario. En términos de patrimonio, el 1% más rico detenta el 26,5% de la riqueza y el 10% más rico, concentra 66,5%, mientras que el 50% más pobre accede a un magro 2,1% de la riqueza del país.                                                                                                                        Uruguay es uno de los pocos países de América Latina que ha logrado mejoras que lo han colocado a la vanguardia en diversos índices de calidad de vida. Queda mucho por hacer, para sacar de la pobreza a niños, mujeres y hombres, uruguayos e inmigrantes que llegan al país.

2-Evitar el creciente deterioro de nuestro planeta.

  Como bien lo señala, en un Informe de CLACSO, el Ex Rector de la UDELAR, Prof. Rodrigo Arocena, los dos desafíos inmensos en que se juega el destino de la Humanidad son: la insustentabilidad  ambiental y la desigualdad social.                        El  creciente deterioro de nuestro planeta, más allá de los acuerdos y promesas de las reuniones internacionales de Río en 2012, y de París en 2015. Sigue sin desarrollarse una acción real y efectiva contra la contaminación, y en favor de un desarrollo sostenible que es esencial para la vida de la población mundial, y que compromete,  a cercano plazo, el futuro de la misma.

En la reciente reunión COP 25, realizada en Madrid, quedó en claro que el mundo debe reducir las emisiones contaminantes en un 7,6% anual durante la próxima década, entre 2020 y 2030 para frenar el calentamiento global en 1,5 Centígrado.                      En su intervención el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres señaló que las naciones del G20, los países más desarrollados, son responsables del 78% de todas las emisiones globales.                                     Quedó en evidencia, la ausencia de las dos mayores potencias mundiales, Estados Unidos y China, y consecuentemente, la duda de sus compromiso de cumplir con las importantes resoluciones que se adoptan. Asimismo corresponde señalar la multitudinaria participación de instituciones y movimientos sociales, incluida las de jóvenes, para reclamar por parte de los gobiernos de todos los países, el cumplimiento de los acuerdos.    

3-La Paz, condición indispensable, para el pleno desarrollo de los Derechos Humanos.                    

No solo para América Latina, sino también para todo el mundo, es necesario, luchar contra la guerra, la extrema violencia, la carrera armamentista, el desarme nuclear.    La Inmoral Carrera Armamentista, que liderada por las grandes potencias mundiales y países desarrollados, producen, venden y utilizan armas capaces de destruir varias veces el planeta, que generan un altísimo costo, más de 1,8 billones de dólares anuales, y que utilizados adecuadamente podrían sacar de la Extrema Pobreza a las 820 millones de niños, mujeres y hombres que pasan hambre, frío, enfermedad.                                    La fabricación, tenencia y utilización de las armas nucleares suponen un peligro permanente de extinción de la vida humana, de destrucción de la naturaleza, y por tanto reclamar, a través de los gobiernos y organismos internacionales su abolición.      En su reciente visita a Japón, en el mes de agosto, el Papa Francisco 1ro. rindió un profundo homenaje a las víctimas de Hiroshima y Nagasaki, señalando la magnitud del crimen al término de la 2da. Guerra Mundial.                                                                        No debemos dejar de comentar las dramáticas circunstancias de las olas migratorias que se desarrollan actualmente en diversas regiones del planeta, que involucran a 71 millones de seres.                                                                                                                   Desde África al Sur europeo a través del Mediterráneo, desde el Cercano Oriente al este europeo, las caravanas desde países centroamericanos rumbo a los EEUU, desde Venezuela a otros países de Sudamérica, entre otras.                                                     Todas ellas nos duelen, por sus duras y trágicas circunstancias.

4- Derechos Humanos Emergentes. Los Derechos del Siglo XXI.

  El concepto de Derechos Humanos Emergentes comienza a plantearse en las dos últimas décadas del siglo pasado, y toma forma definitiva en el Foro Internacional de las Culturas, en nov. 2007, en Monterrey, México.

En Cataluña, en 2004 , en un encuentro internacional promovido por el Instituto de Derechos Humanos de Cataluña (IDHC), se señala “ Los Derechos Humanos Emergentes son, por una parte, aquellos que surgen ante la rápida y constante evolución de las sociedades globalizadas y, por otra, un conjunto de derechos que emergen tras haber permanecido sumergidos en el olvido o en la indiferencia de los estados y del conjunto del sistema internacional” .  

  Finalmente:  Debemos procurar que la educación, derecho fundamental con el cual los educadores nos sentimos plenamente comprometidos, involucre a todos los seres humanos,  y contribuya, junto a los otros derechos fundamentales, a enriquecer su vida, en una sociedad más justa y solidaria.                                                                                           No podemos ser neutros ni prescindentes. 

Foto : El País

Los articulos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben.

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook