Eleciones en Estados Unidos… invasion a Venezuela???

Nota- Diego Ramirez – Uruguay Montevideo

Se aproximan las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, pero la carrera por el poder fluctúa demasiado y al día de hoy no tenemos ninguna certeza de quién será el próximo presidente. Cualquiera de los dos candidatos va a ser un mal muy grande para el mundo, pero seguramente si hubiera ganado Hillary Clinton las elecciones pasadas hubiese tambien corrido mucha mas sangre y se habrian desatado cientos de conflictos y guerras por distintas partes del mundo, porque ese es el modus operandi que ha caracterizado a los Clinton, los Obama y a los títeres con demencia que han utilizado las grandes multinacionales siempre. Pero lo cierto es que a Trump no le interesa mucho la guerra y tampoco le interesa llevarse mal con Rusia, pero la política y la prensa lo ha venido acorralando y ante la posibilidad de perder es capaz de hacer cualquier cosa literalmente… y no me extrañaría que hiciera alguna locura como invadir Venezuela en busca de los votos latinos en la Florida. Por el momento Venezuela a traves de su embajador ante la ONU denunció  un proyecto que con una serie de pasos a seguir concluiría con una  invasión a Venezuela y con llevar a Nicolas Maduro a Guantanamo. Nuestros amigos de Sputnik recogen lo que el embajador Samuel Moncada denunció,  en donde dice  que el Centro para Estudios Estratégicos Internacionales de los Estados Unidos  organizó  una reunión secreta para discutir una invasión de  EEUU y Colombia a la República Bolivariana de Venezuela. Se intentará aprovechar ahora y utilizar tambien la pandemia del covid – 19 y los “riesgos” que esto traería a los países vecinos para iniciar una invasión de carácter “humanitario” que será apoyada por Colombia, Guyanas y Brasil como sus principales colaboradores. Aquí les dejamos los 8 señales de la posible invasión a Venezuela prevista para  este año segun Mauricio Montes :

 1: acorralar a Rusia

A través del mismo formato utilizado en Venezuela, el Pentágono y su brazo europeo armado, la OTAN, desarrollan una estrategia de desestabilización en Bielorrusia, utilizando el contexto de las recientes elecciones presidenciales. El objetivo es mantener a Rusia enfocado en ese lado del mapa planetario, sin que pueda desarrollar apoyo   Venezuela, ante una posible agresión. Los recientes hechos acaecidos en el Líbano, las permanentes provocaciones en Siria y el que Israel mantenga caliente la zona de Oriente Medio, empujan la estrategia a esa dirección. Un enfoque de manos atadas.


 2: Apagón  Informativo

Desde hace años se ha venido intensificando el cerco mediático contra Venezuela. Por un lado, los carteles corporativos de difusión a través de las operaciones psicológicas vía noticias falsas han atizado el malestar social en el país caribeño, pero también han mantenido el tema ‘Venezuela’, en la agenda de los países occidentales.

Sin embargo, ahora, se pretende evitar que se conozca la realidad del país y que todo lo que ocurra en los próximos días sólo pueda ser visibilizado a través de las plataformas y canales que ellos elijan. Solo así se entiende el ataque exacerbado contra Telesur; el hecho de que Directv, principal plataforma de televisión satelital dejará de operar en el país y que recientemente retomara la operación en el país de la mano de otra compañía, eso sí, sin RT, ni HispanTV en su parrilla de programación.

También hay que agregarle el que Twitter haya bloqueado cuentas de seguidores del chavismo así como de altos representantes del Gobierno. Incluso Youtube se suma al bloqueo y cierra tres cuentas del Estado venezolano en su plataforma.

 3: Reactivación de la oposición radical violenta

Si algo sirve como potente cohesionador de los factores políticos que adversan al Gobierno bolivariano, es la proximidad de una agresión militar. El 19 de Agosto, Juan Guaidó reapareció ante la opinión pública para exponer lo que llama la ruta unitaria que busca:

  1. Denunciar, rechazar y desconocer el “fraude” parlamentario.
  2. Convocar al país a expresar su “verdadera voluntad” a través de un mecanismo nacional e internacional de participación masiva ciudadana.
  1. Activar una agenda de acción y movilización nacional e internacional para lograr la actuación necesaria de la fuerza armada, de la comunidad internacional y de cada uno de nuestros aliados.

Esto se traduce en: entorpecer la realización de las elecciones parlamentarias, organizar un plebiscito para avanzar en la conformación de un Gobierno de transición, y por supuesto, provocar disturbios violentos para que la comunidad internacional tenga su maidán caribeño y puedan activar sus ejércitos de ocupación.

4: el casus belli de Iván Duque

Colombia, ese país que ha sido denunciado por organismos internacionales como el principal productor y exportador de cocaína del mundo, y donde el Observatorio de Memoria y Conflicto registró que a la fecha han muerto más de 262.197 personas en su guerra interna, en boca de su presidente, Iván Duque, acaba de anunciar lo siguiente: “Tenemos información de inteligencia de que la Guardia Venezolana está triangulando armamento a estructuras irregulares en la frontera”, además dice que hay “información de organismos de inteligencia internacionales que aseguran que Nicolás Maduro quiere comprar misiles de mediano y largo alcance a través de Irán”.

El ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino López, ha salido al frente de estas declaraciones, expresando que no se trata más que de otro “falso positivo” para desviar la atención de las masacres diarias de líderes campesinos que tienen lugar en ese país y servirle la cama a una guerra en la región.

5: la desaparición de Carlos Lanz

Un exguerrillero que se ha convertido en uno de los teóricos más importantes sobre la guerra no convencional y de la estrategia de proxy war o guerra subsidiaria contra Venezuela desapareció de la puerta de su casa hace más de diez días. Autoridades venezolanas, así como el movimiento popular han levantado sus voces para denunciar lo que se empieza a denominar como  “un secuestro forzoso” que debe ser investigado. Carlos Lanz ha denunciado de manera vehemente que la hipótesis de agresión más probable contra la nación bolivariana vendrá de Colombia y tendrá en lo que llama grupos sin membresía o grupos mercenarios como sus principales brazos ejecutores.

6: usar el COVID-19 como aliado

En abril de este año, María Zajárova, portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, denunciaba que Washington y “ciertos grupos políticos de algunos países”, iban a utilizar la situación epidemiológica de Venezuela para asestar un golpe de Estado definitivo contra el Gobierno venezolano.

En estos momentos, con un aparato de Estado abocado casi en exclusiva a luchar contra la pandemia y con un sistema hospitalario con recursos y capacidades disminuidas debido al bloqueo financiero y económico impuesto contra el país, Venezuela se encuentra en una situación comprometida que querrá ser utilizada por los enemigos internos y externos. La prioridad en este caso, para quienes diseñan la agresión, es avanzar en el quiebre definitivo antes que la vacuna Sputnik V, llegue al país suramericano e incline la balanza a favor del pueblo venezolano.

 7: incentivar el malestar social

El 14 de agosto, Estados Unidos confiscó más de 1.118 millones de barriles de combustible a bordo de cuatro petroleros de bandera extranjera (Bella, Bering, Pandi y Luna), que el país persa habría vendido a Venezuela para suplir las necesidades internas de gasolina.

La noticia fue confirmada por el ministro del Petróleo iraní, Biyán Zangané. Estas operaciones buscan que el cerco y la asfixia hacia el país suramericano se haga mucho más fuerte con el transcurrir de los días. La exacerbación de las tensiones internas, tal y como ha sido apuntado con anterioridad, son parte integral de la ruta unitaria planteada por Juan Guaidó. 

8: el terrorismo y “la sorpresa de octubre”

En 2018, el exjefe de gabinete de Barack Obama y para aquel entonces alcalde de Chicago, Rahm Emmanuel declaraba que Donald Trump, al verse políticamente asediado podría “ordenar una acción militar en Venezuela para obtener beneficios políticos”.

hondunews.com

En la jerga política de esa nación, se llama “sorpresa de octubre” a un evento imprevisto que puede cambiar las tendencias electorales de cara a las elecciones. En este momento, dos años después, Trump se juega no la mayoría legislativa, sino su propio futuro al frente de la Casa Blanca.

No ha sido casualidad que nombrara a Elliot Abrams para atender los casos de Venezuela e Irán, la estrategia para potabilizar ante la opinión pública norteamericana una acción militar será, tal y como se está configurando, la excusa de “lucha contra el terrorismo”.

Ese enemigo invisible que tantos beneficios ha dado a las transnacionales petroleras y de armamento. Por tanto, siempre hay que temer cuando un político estadounidense no está bien en las encuestas. Al votante promedio le gusta sentir que está salvando el mundo, claro está, si la muerte y el dolor ocurren muy lejos de sus jardines y centros comerciales.

Soldados del Ejército venezolano (AFP)

El pueblo sera el encargado de resistir junto con los militares Venezolanos en el caso que esto ocurra y sino seguramente veremos a un Donald Trump ganar por segunda vez las elecciones mientras Biden sin saber que ocurre se retira a su casa a festejar quien sabe que.

.

.

Foto Portada: Foto: AFP

Fotos: sputniknews.com

Los articulos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben.

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email