Cuentos Latinoamericanos para pasar la Cuarentena

Continuamos hoy la serie de cuentos de escritores Latinoamericanos Para Pasar la Cuarentena y volvemos con la escritora Uruguaya Cecilia Courtoisie

Uñas

.

Cada año, en el primer amanecer de verano, a ella se le quiebran las uñas que cuida y protege con tanto esmero. Nadie sabe ni se imagina.

En su rutina diaria entran sus clases de piano, sus alumnos, la Biblia, el arreglo dedicado de sus uñas largas y una lágrima. No falta a misa ni un solo domingo.

Cada mañana a las siete en punto, toma un té de jazmines, come un diente de ajo y se entrega al día, con el cronograma estrictamente organizado.

Entre sorbo y sorbo de té mira sus uñas esmaltadas,  piensa en los contornos, en un nuevo color, en la forma, las sueña como hadas. Juega con el movimiento de  sus manos mientras se fija, exigentemente, como resaltar cada detalle, en como brilla el color perlado. La vista se desliza  sigilosamente en ese vaivén delicado; la boca entreabierta en el esbozo de una sonrisa denota satisfacción, conformidad. Igual se pierde en esa belleza suave y sin cutícula; recuerda otras miradas capturadas in fraganti, contemplando el extremo de sus dedos sobre las teclas del piano. 

Solo se suelta el pelo una vez al año.

Su lágrima nocturna la aleja de la realidad y la conduce a un mundo imaginario de deseos, de necesidades profundas y lejanas. De anhelos inalcanzables, de ternura comprimida. Y se duerme, pero se despierta sola.

Hasta esa noche no existe la rabia ni el desahogo. No existe, siquiera, la posibilidad de arrancar el cielo y ser dueña por un rato.

Cada año, él viene religiosamente a despertar su amor guardado.

Las palabras son pocas y los cuerpos ya están sudando. Cada caricia, cada beso quema y se funde; y se desprende de ella el aroma  a jazmines de su té de las mañanas, mezclado con dosis fuertes de olor a ganas.

La piel se gasta y desaparece, solo queda la esencia en un delirio de amor, saciando la sed escondida. Apropiándose de la fuerza oculta, de la raíz del grito.

Los labios reposan apoyados, se despabilan entre saltos y enloquecen, golpean sus lenguas y las calman en un nudo rojo. Uno es todo, todo es uno; las piernas se entrelazan para lados contrarios, fieles testigos, pilares del movimiento.

Explota el alma y se enreda con el pelo. Ella entierra sus uñas en su espalda, inconsciente, con desenfreno, y se quiebran.

.

.

.

Imagen: Dánae (Gustav Klimt, 1907) jotdown.es

Los articulos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben.

Spread the love

2 thoughts on “Cuentos Latinoamericanos para pasar la Cuarentena

  1. Excelente la escritora Courtoisie!! Los 2 cuentos publicados muestran a una escritora aguda y sensible, con un trazo particular para dejar hablar a las emociones, que envuelven al lector y lo introducen de lleno en su lectura. Queremos leer más de ella!
    También me gustaría saber de qué país es y si tiene algún libro publicado. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email