¿Surrealismo?: mexicanos y latinos-no mexicanos votaron por Trump, según NYT (Por Alfredo Jalife-Rahme)

Nota: Alfredo Jalife-Rahme – Analista internacional, médico, profesor, conferencista y periodista   – Mexico

Para las mentes maniqueas parecería “surrealista” el análisis detallado de la votación del New York Times –rotativo anti-Trump y pro-Soros– de cómo los latinos y asiáticos se volcaron por el aún presidente en “por lo menos 65 por ciento (¡mega-sic!)” de las grandes urbes como Los Ángeles, Chicago, Nueva York, Miami y Filadelfia (https://nyti.ms/2WJl2qq) .

Aquí comenté la exquisita diferenciación del voto “mexicano” entre los dos proyectos secesionistas del Calexit y Texit (https://bit.ly/3aJFhwz) –dos estados de mayoría “mexicana“, pese a los malabarismos de la discriminativa Oficina del Censo de EU– cuando nuestros connacionales votaron por el boleto Biden/Harris en forma aplastante en California –donde sorprendió el 30 por ciento que favoreció a Trump–, mientras en Texas, especialmente en sus cuatro fronteras de 2 mil 18 kms. con México (Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas), se volcaron en forma masiva por Trump.

California (55 votos) y Texas (38 votos) son los estados con mayor número de sufragios electorales que definen la presidencia, mucho más que los votos dispersos de mexicanos y “latinos-no mexicanos” en el resto del país.

El abordaje del NYT difiere en cuanto maneja el voto “latino” en general con un enfoque en las grandes urbes, sin considerar la especificidad ponderada en el determinante Colegio Electoral.

La sesgada Oficina del Censo de EU, que aplica dos pesas y dos medidas, coloca en forma aberrante a la aplastante mayoría de los mexicanos, 62 por ciento, dentro del 18.3 por ciento muy discutible rubro de “latinos/hispanos” (https://bit.ly/38BywtY).

Mexicanos y latinos no-mexicanos ostentan diferentes historias y migraciones con EU: los primeros son eminentemente “guadalupanos” –mezcla idiosincrática de los cultos de Tonantzin, la diosa del Olimpo azteca, y la católica Virgen de Guadalupe–, mientras que los “latinos no-mexicanos” son protestantes en su gran mayoría.

NYT reconoce que pese a la desafección que benefició a Trump, el “total de votos de latinos y asiáticos” favorecieron a Biden, pero no en la misma medida del pasado con los candidatos a la presidencia del Partido Demócrata.

Llama la atención el desempeño de los votantes mexicanos –es decir, la aplastante mayoría de los “latinos“– en Los Ángeles y Houston donde, en el primero “Trump incrementó los votos republicanos en 78 por ciento“, mientras que en Houston “Trump ganó 60 por ciento de los votos adicionales, comparado al 7 por ciento (sic) de Biden“.

Miembros de la audiencia observan mientras el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, pronuncia sus comentarios en un mitin de Keep America Great en el Santa Ana Star Center en Rio Rancho, Nuevo México, el 16 de septiembre de 2019. REUTERS

NYT comenta que “Trump se vio especialmente popular entre los votantes de origen cubano” en Florida “quienes tienden a ser más conservadores, incluyendo temas de religión y aborto“, aunque “Biden ganó el condado de Miami-Dade con sólo 7 por ciento” de ventaja.

El análisis “urbano” del NYT, un rotativo portavoz de los demócratas, exhibe la vulnerabilidad del Partido Demócrata en atraer el voto de los migrantes, en particular de los “latinos y asiáticos“.

Es evidente que por su naturaleza, el voto de migrantes, que van en búsqueda de la fortuna del hoy alicaído “sueño estadunidense“, sea más reticente a los clamores “socialistas” de la llamada “ala izquierda” de la coalición demócrata –representada por Bernie Sanders y el “Squad (https://bit.ly/3aKVCkk)”– en una sociedad plutocrática cada vez más desigual.

Un defecto de los análisis electoreros ultra-reduccionistas es que homogeniza el sufragio en un país tan extenso, variado y multicultural como EU que comporta en sus entrañas a “11 naciones“, según el clásico libro de Colin Woodard (https://bit.ly/34LtoCx).

A cada quien su prisma analítico, y aquí lo que más me llama la atención es la “mexicanización” del sufragio en el sur fronterizo de EU, primordialmente en sus estados con los dos primeros PIB del país: desde California y Texas, donde, por lo visto, el voto de nuestros connacionales se mimetiza con su ecosistema.

En caso de que no suceda una guerra civil (https://bit.ly/34OrcKu) o una secesión, quizá la futura gobernabilidad de EU pase por una alianza inevitable de los WASP ( White Anglo-Saxon Protestant) y los “mexicanos“.

.

Alfredojalife.com

.

.

Foto: bbc.com

.

Los articulos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email