Gobernador de Florida confronta la cibercracia GAFAM/Twitter del Big Tech; ¿podrá? (Por Alfredo Jalife-Rahme)

Nota: Alfredo Jalife-Rahme – Analista internacional, médico, profesor, conferencista y periodista   – Mexico

Estados Unidos aún no encuentra su equilibrio interno ni su nuevo centro político de gravedad, mientras se encamina a un insólito segundo impeachment (defenestración) de Trump que ha fracturado a los republicanos en la Cámara y el Senado.

El abogado de 42 años Ron de Santis, gobernador republicano de Florida –21.9 millones de habitantes: 53.5 por ciento blancos, 27 por ciento latinos y 17 por ciento afros–, que otorgó sus 29 votos electorales a Trump, es graduado de Harvard y Yale, donde fue miembro de la fraternidad Delta Kappa Epsilon.

En Yale también floreció la sociedad secreta Skull & Bones, fundada en 1832, conocida como La Orden 322 o Hermandad de la Muerte(sic).

En forma hierática, el año 322 a.C. denota la muerte del insigne orador Demóstenes cuando Atenas pasó de la democracia a la plutocracia (https://bit.ly/3aAX4nT). ¡Uf!

De Santis, con poderosas conexiones secretas y conspicuas, fue Juez Abogado General de la armada de EU (JAG).

Quizá el destino de EU se defina en tres estados: California (feudo demócrata), Texas y Florida (republicanos), hoy en manos, todavía, de los partidarios del exorcizado Trump.

El gobernador de Florida, cuarta economía de EU, se encontraba doblemente confinado: por su pésimo manejo de la pandemia y por un muy bajo perfil debido a la presencia de la prolífica familia Trump en su estado.

Foto: Mark Zuckerberg (Facebook), Sundar Pichai (Alphabet – Google), Tim Cook (Apple) y Jeff Bezos (Amazon) – xataka.com

Repentinamente, una semana después de la grotesca captura del Capitolio del 6/1 –cuya narrativa real aún no se escribe, como la del 11/9–, el gobernador de Florida apareció nada menos que en Texas (sic) –un estado de veleidades secesionistas con su Texit (https://bit.ly/2MHeXJA)– donde declaró en forma asombrosa que “la cuestión legislativa más importante” en 2021 para Florida consistía en contrarrestar la censura del GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft) /Twitter del Big Tech de Silicon Valley (https://bit.ly/3oU9Oeu).

Fustigó que los republicanos sean maltratados como “una clase desfavorecida a causa de sus principios” de “todo aquello que se diga y no sea del gusto de Silicon Valley (https://bit.ly/2Z2vzyl)”.

La suma del PIB de Texas (1.78 trillones de dólares, en anglosajón) y Florida (1.1 trillones) es de 2.88 trillones de dólares: a una mínima distancia de California (3.14 trillones).

La adición de los habitantes de Texas (29 millones) y Florida (21.9 millones) es de 50.9 millones, más que California (39.51 millones).

¿Existe un eje republicano de núcleo duro del trumpismo entre Texas y Florida?

Justamente el pasado 2 de febrero, el combativo De Santis celebró una conferencia de prensa donde anunció una propuesta legislativa para imponer multas importantes a las sociedades de las redes sociales GAFAM/Twitter por haber “desplataformado (sic)” a candidatos políticos y por desproteger el derecho a la vida privada de los ciudadanos de Florida.

Un sector de los republicanos ha salido de su estupor postelectoral, como es el caso notorio de De Santis, quien increpó el sesgo de los multimedia y del conglomerado GAFAM/Twitter del Big Tech por no haber censurado a Nancy Pelosi, feroz lideresa de la Cámara de Representantes, quien afirmó que la elección de Trump en 2016 “había sido robada por Rusia (sic)”.

Ya encarrerado, De Santis sacó a colación el ocultamiento de las “transacciones extranjeras (nota: con China) de Hunter Biden” que fue bloqueada en forma insolente por Twitter.

De Santis admitió que los multimedia y el conglomerado GAFAM/Twitter, más que la “verdadera historia” de Hunter Biden, “deseaban la piel de Trump”. Finalmente, lanzó una perturbadora pregunta sobre la censura del Big Tech con reverberaciones en los cuatro rincones del planeta: “¿Quién decide exactamente qué es la desinformación?”

Sostengo mi hipótesis de que el destino de EU –que hoy se juega en California, Texas y Florida–, será definido por el ejército, cuya cúpula, en esta turbulenta fase, ya tomó partido: más que por Biden, por la inteligencia artificial que controla el Big Tech y su GAFAM/Twitter mediante el Consejo de Innovación de Defensa, que jefatura el israelí-estadunidense Joshua Marcuse (https://bit.ly/36HxNY3).

.

Alfredojalife.com

.

Foto: AP – Ron de Santis, gobernador republicano de Florida

Los articulos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email