PRIMER AÑO DE GOBIERNO DE DERECHA EN URUGUAY

Nota: Diego Ramirez – Uruguay

A un año de que  la “coalición de derechas uruguayas” pusiera a Luis Lacalle Pou en el cargo de presidente (un Luis Lacalle Pou que en la primera ronda de las presidenciales obtuvo tan solo un 28,6% del total de los  votos) las “encuestadoras” nos presentan números de encuestas sobre la  aceptación del gobierno que van en contra de lo que se puede percibir o imaginar al hablar con las personas en el país.

Es difícil hacerse la idea de que luego de que más de 100 MIL personas  cayeran en la pobreza, o de que  se destruyeran más de 60 MIL puestos de trabajo el gobierno haya podido mejorar su nivel de aceptación muy por encima de la cantidad de personas que lo votaron en el balotaje. Imaginar que  poco tiempo después de que se  cerrarán más de 10 MIL empresas y  en  momentos en que tenemos más de 70 MIL personas en seguro de paro (el último año el 32 % de los asegurados por desempleo no han sido reincorporados y  han sido despedidos) que el gobierno haya captado más simpatía de la población suena hasta infantil. Nadie en su sano juicio puede pensar en un aumento de popularidad luego de que  el gobierno rompiera sus promesas de “NO SUBIREMOS LOS IMPUESTOS” que fue su caballito de batalla de campaña, dejando que  ANTEL (Administración Nacional de Telecomunicaciones) aumentará más de un 16% en tiempos de teletrabajo, UTE (Administración Nacional de Usinas y Trasmisiones Eléctricas)  llegara a aumentar más de un 15% mientras el gobierno te dice “quédate en casa”, OSE ( Obras Sanitarias del Estado) lo hiciera más de un 17% (aumentaron el agua en tiempos de pandemia) , la NAFTA aumentó más de un 15%  (todos los aumentos fueron muy  por encima de la inflación que cerró el año en 9,4%). Desde el año 2004 a la fecha es la primera vez que los aumentos son por encima del salario, aunque en este caso debería decir muy por encima del salario real.

 En estos momentos de  una  situación sanitaria crítica  es que los jubilados y pensionistas recibieron un aumento muy por debajo de la inflación en un 7,58% dejando asi desamparados a miles de jubilados y pensionistas con una reducción real de su dinero en el mercado. Cerca de 40 MIL montevideanos van a comer a diario en ollas populares por no tener forma de sustentar el alimento, volvimos a las ollas de los primeros años de la decada del dos mil.  Sujetos a todas estas dolencias de la sociedad los números de las encuestas parecen más bien una fantasía. En un año ha  aumentado notoriamente la cantidad de personas en situación de calle y  hemos vuelto a ver familias enteras revolviendo las volquetas en busca de alimentos o algo para poder vender como en los tiempos del uruguay del 2002, volvieron también las “manadas” de niños pequeños que salen a robar, algo que había quedado muy atrás en el tiempo de este país. Analizar esos números luego de que en la etapa que se disparó la pandemia en uruguay el presidente estaba de vacaciones en la playa descansando y mientras que comenzaban a morir los primeros uruguayos por covid – 19 aparecían fotos mostrando un Lacalle Pou con un cuerpo tallado a horas diarias de gimnasio, no nos da una impresión de que sean los presentados por las encuestadoras números muy afianzados a la realidad.

Olla popular de Montevideo entregando alimentos. Foto: Camilo Dos Santos

En este  mismo momento de peor crisis sanitaria del país pasando Uruguay a ser el primer país de América Latina en tasa de casos nuevos. Mientras mueren a diario muchos uruguayos y muchos más saturan los CTI (Centro de Tratamiento Intensivo ) de los sanatorios del país. En momentos en que el presidente sale a decir que “no hay brazos para vacunar” mientras se saturan los medios para agendarse para vacunarse y mientras los agendadores  invitan a la gente a vacunarse a distintos departamentos del país como por ejemplo a gente de Montevideo la invitan a ir a Vacunarse a Paysandú (en tiempos que el gobierno pide no trasladarse a otros departamentos y te dice quédate en casa) dejando entrever una enorme falta de organización en momentos tan delicados en que hablamos de la vida de las personas. Si razonamos también que hemos sido   los últimos en América Latina en ocuparnos de comprar las vacunas. Si hubiéramos empezado a vacunar en diciembre como lo hizo Argentina cuántas personas podríamos haber salvado al día de hoy? Bueno,ahora vamos a tocar el tema de las vacunas porque nos parece un tema tan importante como delicado. La mutualista CASMU ya en 2020 había conseguido  más rápido que el gobierno las vacunas Sputnik V a un precio mucho mejor que el de Pfizer,  pero al día de hoy aun  no los han autorizado a traerlas y utilizarlas. Hoy en día  mientras que la salud pública vacuna al personal de la salud con la vacuna Pfizer, esta se mantiene cayendo en la bolsa de valores  y es la más golpeada económicamente. Si fuera una vacuna tan efectiva como la propaganda que le hacen los medios occidentales, los  meticulosos “monstruos” de la bolsa de valores se ocuparian de hacer subir su valor y no de hacerla caer en la bolsa como ha estado ocurriendo. Ni hablar de la opción de la vacuna de  AstraZeneca que no solo está cayendo en la bolsa sino que además se ha prohibido en varios países porque sus consecuencias pueden ser fatales. Estos temas nadie los habla y son temas de profunda importancia. Por ejemplo, es sabido que  tanto Pfizer como Moderna  no están funcionando para las nuevas variantes de Sudáfrica y Brasil, se ha demostrado que no son efectivas. Y nosotros que estamos pegados a Brasil y compartimos fronteras le estamos dando a nuestro personal de salud una vacuna que no es efectiva para proteger a nuestro personal de la variante Brasilera. 

No es lógico, ni normal! Tampoco es normal que con el país en rojo se desatiendan las recomendaciones del GACH (Grupo Asesor Científico Honorario) y se lleve la responsabilidad a la conciencia de las personas. Esto  es más una forma de lavarse las manos. 

Tengamos también en cuenta que cuando llegó el gobierno multicolor se aprobaron en 90 días alrededor de unos 500 artículos de  leyes,  muchos de las cuales no estaban tan mal, pero unos 135 artículos de estas nuevas leyes van en contra de los derechos de los trabajadores, blindan los derechos de los privados y las empresas, ponen al mando de la educación a los políticos y no a los profesionales que trabajan en la educación,  otorga poderes a la policía vulnerando los derechos de las personas y abre una puerta a la evasión fiscal y al lavado de dinero en el país, también le da ciertos beneficio a las empresas privadas que perjudican notoriamente  a las empresas públicas, entre otros temas tan importantes como el de los alquileres, que deja al propietario la posibilidad de expulsar a su inquilino en pocas horas aunque este no tenga ninguna deuda y este al dia en el alquiler, algo inexplicable  que nos hace retroceder como sociedad  y que de mantenerse nos dejara ver a familias enteras tiradas a la calle a gusto del propietario. En este momento Organizaciones sociales, sindicales y de izquierda, crearon una  Comisión Pro Referéndum para derogar los 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración que se consideran extremadamente nocivos para el país. La comisión intenta juntar las firmas necesarias para promover un referéndum para así poder quitar esos 135 artículos.

Continuan recolectando firmas en Uruguay para el referendum contra la LUC – Foto: elpais.com.uy

Deberia tambien haber afectado a la imagen de este gobierno el que  hayamos perdido en el camino de este año al líder de los colorados (Ernesto Talvi) por grandes desacuerdos con el gobierno y con Julio Maria Sanguinetti, dejando a la esperanza de todos los colorados solo y sin apoyo, por lo que este termino optando por la fácil  y salirse de la política. Solo entre 2020 y el 2021 se incorporaron al sistema público de salud ASSE más de 90 MIL personas, mientras que el presupuesto para ASSE fue reducido en 1800 MILLONES en comparación con el presupuesto del 2019 (lo que ha repercutido notoriamente en temas importantes como la falta de remedios) todo esto en momentos de urgencia sanitaria del país, es algo antes inimaginable. Insólitamente  el gobierno uruguayo invirtió el 0,7% del PBI en medidas que atiendan a las poblaciones más vulnerables y que estén  en la pobreza extrema e indigencia ante la pandemia (la cifra se ubica muy por debajo de países como El Salvador que invirtió un 11,5% en medidas económicas o Brasil que destinó un 7,5% de su PIB anual) según la CEPAL es el país de la región que menos se preocupó e invierte menos en estos temas tan fundamentales para cubrir los derechos básicos de la personas mas necesitadas. Este año más de 600 docentes de secundaria se habrían quedado sin trabajo por el recorte de horas entre otras causas, dejando recortados los ingresos de cientos de familias. En tan solo un año se vieron temas muy raros y preocupantes como   los problemas de la vicepresidenta Beatriz Argimon con su ahijado y sobre el tema del dealer de Luis, los casos como el de la Ministra de Economía Azucena Arbeleche exonerando de impuestos a las empresas del Director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) hasta que dicha exoneración  salió en todos los medios y pasó un mes para que el contador Isaac Alfie Director de la OPP hablara con el presidente Luis Lacalle Pou y terminara  renunciando a esas exoneraciones.    También después del caso de Enrique Montagno, vocal del directorio de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) por Cabildo Abierto,  que dijo en una conversación grabada que él logró que 135 cargos dentro de ASSE sean para CA (poner cargos de amiguismo), entre otras barbaridades e insultos  que se despacho, como por ejemplo que había que hacer una purga para sacar a los frenteamplistas.  En estos tiempos ha salido a la luz  que los ministerios de Economía y Relaciones Exteriores juntaron a sus equipos en un almuerzo en un restaurante muy conocido de la plaza Matriz y gastaron a sus anchas en dicho encuentro mas de $33 MIL pesos uruguayos, nuevamente aparecieron los efectos mediáticos y el Canciller Bustillo renunció al pago de ese “viático”. Últimamente se sabe que compraron unas abrochadoras que valen unos 500 dólares en el mercado y que fueron compradas a más de 4 MIL dólares.  La violencia Policial que ha  golpeado  a jóvenes y adolescentes solo por estar filmando y que desaloja a golpes a los jóvenes que se reúnen en las plazas y playas del país, también es algo que ha molestado a la población civil. Los gastos excesivos  en la residencia de Suárez para sustentar una vida de lujos del Presidente y su familia. Una concesión portuaria de 50 años para una empresa que ha tenido serios problemas con el gobierno y sin llamar a ninguna licitación. La “venta” del avión presidencial que hacía viajes sanitarios y solidarios, para luego comprar a precios exorbitantes 2 aviones de museo. La violencia y la inseguridad continúa latente y todos los días mueren policías, delincuentes o civiles. 

Es muy difícil imaginar que entre tantos problemas y errores pueda haber subido la popularidad del presidente al 54 o al 64% como dicen algunas encuestadoras, por mucha culpa que se le pueda sumar al camion de la Covid . 19. Sería todo esto al menos inexplicable y digno de ser estudiado en las más grandes universidades que se dedican al estudio de  la conducta humana en la sociedad.

Foto: Presidencia de la República

Los articulos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email