Contexto América Latina

Columna de Opinión
Diego Ramirez
Periodista

Las Garras del Nuevo Cóndor

La situación actual nos plantea un marco en el que la derecha mundial en América Latina está
intentando por todos los medios terminar con los movimientos de izquierda y los partidos
Progresistas que han cambiado la cara de la región impulsando la industria nacional y
redistribuyendo la riqueza.  Para ello no considera ningún límite delante de sus propios
objetivos.

En el andamiaje se valen en primer lugar de la complicidad de la mayor parte de la
prensa, que no deja ni un solo momento de bombardear en forma constante a la población
con noticias falsas o con titulares de media página escrachando personas y grupos sin
ningún tipo de bases sólidas.  Como lo han hecho sin ninguna tregua en Brasil con Dilma y
con Lula, como lo están haciendo en Argentina con Cristina, como lo hacen en Uruguay con
Sendic, como lo han hecho en Ecuador con Correa, o con Evo en Bolivia, con López
Obrador en México, como lo hacen con Daniel Ortega en Nicaragua o con Maduro en
Venezuela y etc… y etc…

En segundo lugar no podrían hacerlo en la gran mayoría de los
casos sin la complicidad de jueces inescrupulosos como lo es en el caso de Brasil que
condenan a Lula sin pruebas o como sucede en Argentina con un juez que persigue a la ex
presidenta sobrepasando los límites del acoso filtrando todo a la prensa y allanando y
destruyendo los domicilios de la exmandataria por más de dos años sin encontrar
absolutamente nada.

Y por último sin el apoyo incondicional de la derecha internacional y
de los partidos opositores de derecha de cada país que se encargan de llevar a cabo
denuncias infundadas y acoso a los políticos progresistas, además de atentados terroristas
y asesinatos como hemos visto en estos últimos años. Desde la propia OEA personajes
como Almagro que en forma constante ataca y denigra a los políticos hasta llamarlos
dictadores y que en su servil tarea promueven la desestabilización en forma sistemática
todos aquellos países que no son funcionales al sistema planteado por EEUU, pasando
luego por alto las irregularidades y los problemas de otros países como Honduras,
Colombia, Guatemala, Argentina, etc…. que si son funcionales a la derecha y sus intereses.

Objetivo Venezuela

No me extrañaría en lo más mínimo despertar en unos días con una Venezuela totalmente
en llamas e invadida por los EEUU y por sus aliados lacayos como Colombia o Brasil. Esto
no está lejos de la realidad, para nada se nos hace extraño o distante teniendo en cuenta la
historia de EEUU en Latinoamérica y la desesperación que tiene Donald Trump ante la
crecida constante en poder y economía que está llevando a cabo China y sus países
aliados desde hace años de forma muy inteligente.

Para nada fuera de lo normal en un
mundo que deja a países como Arabia Saudita y sus amigos atacar y bombardear en forma
constante e indiscriminada a países como Yemen ante el mismísimo grito desesperado de
las organizaciones de derechos humanos que vaticina que esta guerra de Yemen puede
convertirse en una de la catástrofes sanitarias más importantes de la historia, no solo por
los asesinatos indiscriminados de mujeres y niños sino porque quienes atacan se encargan
de destruir por completo cualquier tipo de refugio y todo lo que sea agua potable o comida
para los refugiados.

Pero ante estas cosa EEUU no emite opinión alguna , su silencio
seguramente se debe a que el Príncipe Saudí le acaba de comprar más de 12 mil millones
de dólares en armas, príncipe que además en los últimos tiempos se ha encargado de
asesinar o encarcelar a todos aquellos que de alguna forma pudieran amenazar su
Monarquía y muy seguramente también otro poco porque cuando Arabia Saudita se haga
con las reservas de gas natural en Yemen EEUU llevará su porcentaje.

Como cuando invadieron Afganistán, o como cuando invadieron Irak y como han hecho siempre a lo largo
de la historia en distintas partes del mundo. El presidente Nicolás Maduro debe caer porque
no está alineado a los intereses de EEUU, y por esto lo tienen bloqueado por todos lados,
no dejan que les den ni papel higiénico.

Exactamente la misma historia que se hizo siempre
de Cuba, con las mismas mentiras y los mismos alegatos, pero sin embargo parece que a
nadie le importa la violencia desenfrenada que hay en la región y las condiciones de países
como Colombia, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Argentina, Perú y también
Brasil….

Pero para la OEA y sus países aliados de EEUU el problema es Venezuela… que
tuvo elecciones hace poco y que su presidente quedó electo en el ranking como uno de los
presidentes más votados en las elecciones en los últimos tiempos.

Sin embargo eso a nadie le importa, ni que hablar de Trump que se convierte en presidente sacando más de 2 millones y medio menos de votos que su oponente pero que termina siendo presidente por la
elección del colegio electoral demostrando así uno de los sistemas de elección menos
democráticos del planeta.

También tenemos a Macri que ganó por una ínfima diferencia y allí
anda muy cómodo con su familia de licencia mientras el país se desmorona, o a Temer que
ni siquiera ganó las elecciones y es el presidente con menor aprobación de América y sin
embargo hace y deshace contratos y convenios a sus anchas embargando sus riquezas
nacionales ante el repudio y la condena de la mayor parte de la población de Brasil y para
terminar se dan el lujo de encarcelar a la persona con mayor posibilidades para ganar las
próximas elecciones que es Lula y que logrando juntar a todo el resto de los partidos no les
alcanzaría para tan siquiera igualarlo en las encuestas, por eso lo atacaron y acosaron
hasta poder dejarlo ya fuera del juego al menos a la cabeza.

Los problemas sociales son enormes y se habla de la carga y las deudas que han dejado los Progresistas y le echan la
culpa de todo a los gobiernos anteriores, gobiernos anteriores que llevaron todos más de 10
años de prosperidad, crecimiento y redistribución de las riquezas. Basta mirar atrás para
recordar el Plan Cóndor y sus consecuencias y luego a la salida de las dictaduras los
gobiernos de derecha de los años 80 y 90 que casi al unísono gritaban a los cuatro vientos
los mismos proyectos que gritan hoy en dia y que en aquellos años sumieron a
Latinoamérica en la pobreza, la miseria y las deudas impagables que aun muchos países
cargan.

Cuestión de Filosofías

Después de todo aquí ya no estamos hablando de problemas económicos de un
país determinado por su situación y contexto, hablamos de filosofía y de prioridades, la
filosofía que es distribuir el dinero como corresponde entre la población para que todas las
personas lleguen a comer, a tener un trabajo y a cubrir sus necesidades básicas y también
la prioridad de poner siempre al ser humano y sus necesidades por encima de la política, la
economía, la banca privada o los intereses de otros países o corporaciones que se
encuentren en medio.

La diferencia entre un partido con una filosofía de Izquierda y un
partido de derecha es simplemente La Humanidad íntegra que hace a los representantes de
la izquierda a la hora de tomar decisiones importantes para una nación, más allá de sus
errores, defectos y de el viento de Proa o de Popa que pueda existir.
Tiempos difíciles se avecinan y no tendremos más que galopar y galopar….

 

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email