China y El Multilateralismo

“China no cederá ante el chantaje o la presión de la guerra comercial”

Nota: Pedro Luis Sánchez – Periodista – Caracas, Venezuela

La República Popular de China se vio representada en la máxima tribuna de las Naciones Unidas por el Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores Wang Yi, en el marco de la 73 Asamblea General de esta Organización, celebrada en la última semana de septiembre del presente año. Una de las intervenciones más esperadas, tomando en cuenta la gran influencia dentro del contexto de la geopolítica mundial que lidera en la actualidad el gigante asiático. Además, la atención se va a concentrar en la respuesta que pudiera traer China frente a la intervención encendida en el mismo estrado, del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien tuvo una línea de permanente confrontación y amenaza hacia sus vecinos de la comunidad internacional, incluyendo en ocasiones, a sus propios aliados.

 

En esta oportunidad, el canciller chino dejo clara la postura de su país, expresando que no cederán ante el chantaje o la presión de la guerra comercial. También enfatizó que siempre han dado los pasos correspondientes, no solo para defender los intereses y derechos legítimos de China, sino que también han actuado “en defensa del sistema de libre comercio, las normas internacionales y el orden para el beneficio de la recuperación mundial y el interés común de todos los países”.

 

El discurso del ministro Wang Yi, tuvo como eje central la importancia que da el gobierno de China a la necesidad de reforzar la práctica y visión del multilateralismo. Asegura que China ha defendido el orden internacional y el multilateralismo”, y añade que nunca han fallado en su convencimiento por el multilateralismo y los propósitos y principios establecidos en la carta de las Naciones Unidas. Sin embargo, el jefe de la diplomacia china advierte ¿Debemos seguir comprometidos con el multilateralismo o debe prevalecer el unilateralismo? ¿Debemos mantener la estructura del orden mundial o podemos permitir que se vea erosionada y se hunda?. En este sentido Wang señala que “El proteccionismo solo dañará a uno mismo, y las acciones unilaterales traerán daños a todos”. En cuanto a las fricciones del comercio, Wang dijo que China desea una solución adecuada basándose en las normas y el consenso a través del diálogo y las consultas”.

 

Al comparar lo expresado por el Consejero de Estado de China, Wang Yi, con la actuación de su gobierno en las relaciones con la comunidad mundial, podemos percibir una intención de China de ampliar las relaciones comerciales bajo el esquema de la cooperación multilateral entre las naciones. En este sentido, el canciller Wang expresó que “China se compromete con la vía del desarrollo pacífico y colaborará con otros países para contribuir lo que le corresponda a la paz y la seguridad global”. A este contexto se suma la credibilidad que ha ganado China a través de un crecimiento acelerado en su economía, donde en los últimos 40 años, destaca Wang, el comercio exterior chino ha tenido un crecimiento anual en promedio de 14, 5%”.

 

La “coherencia” en el discurso de Wang Yi, queda reflejado en la estrategia de China al organizar de forma directa cumbres internacionales, con el propósito de afianzar e impulsar la integración de los pueblos del mundo y los lazos de cooperación en diferentes ámbitos; poniendo a disposición, el potencial económico y productivo del gigante asiático. Es así como tenemos los ejemplos de las cumbres celebradas recientemente como el Foro de Cooperación China-África (FOCAC), que contó con la presencia de delegaciones diplomáticas y jefes de estado de la mayoría de los países africanos y donde se establecieron diferentes ejes para el desarrollo y cooperación con esta región del mundo. De similar forma, se desarrolló en la ciudad china de Kunming, el encuentro con la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ANSEA), donde se abordó asuntos como la cooperación sobre nuevas fuentes de energía, las políticas y medidas para impulsar estas y las energías renovables, así como la innovación tecnológica en el campo. Este tipo de iniciativa, la extiende China a otras regiones del mundo, a esto se suma la reciente gira por Latinoamérica y el Caribe que realizara el canciller Wang Yi en septiembre, en la que visitó los países de Guyana, Surinam y República Dominicana, siendo este último, país que reestableció en mayo de este año, lazos diplomáticos con China, tras haber roto relaciones con Taiwán, considerada históricamente por la República Popular China como una de sus provincias, hecho reconocido por la gran mayoría de las naciones. Esta postura de República Dominicana, también se refleja de forma similar, en naciones latinoamericanas como el Salvador y Panamá, quienes han reestablecido recientemente relaciones con China y roto relaciones con Taiwán, a pesar de todas las presiones que ha ejercido Estados Unidos contra estas decisiones. En este mismo sentido, el ministro de asuntos exteriores anunció que “en el mes de noviembre, China acogerá la primera exposición internacional de importación Shanghai, que será otro paso adicional para abrir el mercado chino. Los países pueden venir y participar de manera activa en el evento”.

 

Avanzando en más ejemplos, que muestra la “coherencia” en el discurso pronunciado por el jefe de la diplomacia china, Wang Yi, no podíamos dejar de mencionar, las relaciones bilaterales que ha afianzado China con la República Bolivariana de Venezuela. En el encuentro del pasado mes de septiembre en Beijing, con la delegación del gobierno venezolano, encabezada por su presidente Nicolás Maduro, se concretó una serie de acuerdos comerciales en materia de energía, minería, oro e industria con importantes empresas de China.

 

En un contexto teórico, lo “teleológico” es decir, el estudio de los fines o propósitos y lo que esperamos a futuro, está representado por el éxito que esperan los pueblos del mundo en estas relaciones con el gigante asiático, hecho que dependerá indiscutiblemente de la transparencia y compromiso con la que se desarrollen cada uno de los acuerdos en función del beneficio mutuo. En este sentido, el canciller chino menciona en su discurso de la ONU, que para defender el multilateralismo en los nuevos tiempos, debemos tener una cooperación beneficiosa para todos… Tenemos que sustituir la confrontación con la cooperación y unir la cooperación con las consultasTenemos que trabajar dentro de la norma y el orden, las relaciones interestatales deben basarse en la credibilidad… Tenemos que defender también la justicia, en asuntos internacionales la justicia significa igualmente tanto para países grandes y pequeños y significa responsabilidad para que los grandes ayuden a los pequeños y los ricos a los pobres. También se trata de respeto a la soberanía, independencia e integridad territorial de otros países… Tenemos que actuar para obtener resultados reales. El multilateralismo no conlleva a entrar en una retórica vacía, sino que conlleva a resolver los problemas. Hay que realizar los esfuerzos centrados y orientados en los resultados y debe haber un progreso visible.”

 

Uno de los aspectos que resalta permanentemente el gobierno de China como parte de la estrategia en su relación con el resto del mundo, es el megaproyecto chino conocido como “la Franja y la Ruta”, iniciativa llamada a conectar más de sesenta países de Asia, Europa y África mejorando las infraestructuras para un comercio estimulante. Uno de los beneficios directos que proyecta la puesta en marcha de la Franja y la Ruta es la masiva inversión que reciban los países implicados. Dentro de este contexto, Wang Yi expresó que La iniciativa china de la Franja y la Ruta, es abierta, transparente e inclusiva, se basa en las normas y leyes internacionales y pretende lograr un desarrollo sostenible. Se trata de buscar la prosperidad común a través de una mayor complementariedad común entre los países participantes”.

 

La estrategia geopolítica de la República Popular China, se muestra en el discurso de Wang Yi, como una alternativa para los países que buscan una relación de “complementariedad” que apunte al desarrollo y el beneficio mutuo, enmarcado en el multilateralismo. Es así como el ministro Wang subraya que “mientras todo el mundo se opone a la guerra, al conflicto y al terror; la igualdad y la confianza mutua y la relación beneficiosa para todos es lo que reina en nuestros tiempos, mientras que la política del poder y la ley de la jungla no encuentran apoyo”. Una geopolítica que contrasta con la evidenciada por el gobierno de Estados Unidos y su principal vocero, el presidente Donald Trump, que amenaza permanentemente con medidas coercitivas contra varios gobiernos y pueblos del mundo, en un intento permanente de socavar la soberanía, independencia e integridad de las naciones, llevando a cabo y auspiciando intervenciones militares, invasiones, golpes de estados, magnicidios, sanciones, bloqueos económicos y financieros, en un intento más que maquiavélico de establecer un proyecto hegemónico del imperio norteamericano, colocando al resto del mundo al servicio de sus intereses unilaterales. Es por ello que estamos frente a dos modelos en permanente “contradicción”, el “unilateralismo” que apunta al proteccionismo de la nación norteamericana y el “multilateralismo” al que apuesta China y la mayoría de las naciones que buscan la cooperación y el beneficio mutuo.

 

Uno de los elementos que se deduce del discurso de Wang Yi en las Naciones Unidas, lo que en teoría identificamos como los “intríngulis”, es el que apunta a establecer un nuevo orden mundial frente a la estructura hegemónica imperial que representa los Estados Unidos, iniciativa a la que están llamadas, el resto de las naciones del globo terráqueo. Es la alternativa de un mundo multipolar frente al actual mundo unipolar bajo el control imperial de Estados Unidos. Es por ello, que la geopolítica de China va dirigida a fortalecer nuevos polos de desarrollo, en diferentes regiones del mundo, donde el gigante asiático, a través de la iniciativa de la Franja y la Ruta y otros mecanismos de integración, se destaca con liderazgo predominante. Otro intríngulis que presenta el discurso del representante de la diplomacia china, es el que se deduce al hecho de que China no cederá frente al chantaje o la presión de la guerra comercial, esto hace presumir la plena confianza que tiene China en la estabilidad de su economía y su mercado, respondiendo directamente con medidas alternativas para frenar la guerra de aranceles que emprende el gobierno estadounidense. Esta respuesta no es ajena al tema militar y de seguridad de Estado, por lo que se infiere que China también está alerta ante posibles actos o ataques que en este sentido pueda propiciar el gobierno de Estados Unidos. Como ejemplo de este escenario, tenemos el ocurrido esta semana, con la incursión de un buque destructor perteneciente a la armada norteamericana en aguas meridionales de China, a lo que la respuesta de este país no se hizo esperar, anunciado a través de la portavoz del ministerio de asuntos exteriores Hua Chunying, que China insta firmemente a Estados Unidos a que deje de entrar de manera ilegal en el Mar Meridional de China.

 

 

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email