Argentina: EL FRENTE DE TODES SERÁ REVOLUCIONARIO O NO SERÁ NADA

Nota: Mario Verdi   – ARGENTINA

_“El Manifiesto de Comuna Argentina. Entre otros firmantes figuran Dora Barrancos, Jorge Alemán, Mercedes Barros, Ricardo Aronskind, Rocco Carbone, Diego Conno, Américo Cristófalo, Sandra Carli, Ricardo Forster, Horacio González, Gloria De La Vega, Noé Jitrik, Patricia Funes, Alejandro Kaufman, Nuria Giniger, Alberto Kornblihtt, Adrián Paenza, Víctor Penchaszadeh, Araceli Matus, Germán Pérez, Mario Rapoport, María Inés Peralta, Gloria Perelló, Cinthia Wanschelbaum, Diego Tatián, Carlos Vilas y Raúl Zaffaroni. El Manifiesto de Comuna Argentina recupera muchas tradiciones intelectuales y político militantes: la nacional popular, el peronismo de izquierda, emancipador, y una cultura comunista. Convocamos a quienes nos sentimos parte del Frente de Todxs, como a todas las fuerzas democráticas y populares, a trabajar por la construcción de un gran movimiento por la democratización de nuestras naciones”_.
*Rocco Carbone*, 9/6/2020.

.


_“1.- Nacionalizar todos los bancos y establecer un sistema bancario estatal y centralizado. 2.- Implantar el control estatal sobre el comercio exterior. 3.- Nacionalizar los sectores claves de la economía: siderurgia, electricidad, petróleo y frigoríficas. 4.- Prohibir toda exportación directa o indirecta de capitales. 5.- Desconocer los compromisos financieros del país, firmados a espaldas del pueblo. 6.- Prohibir toda importación competitiva con nuestra producción. 7.- Expropiar a la oligarquía terrateniente sin ningún tipo de compensación. 8.- Implantar el control obrero sobre la producción. 9.- Abolir el secreto comercial y fiscalizar rigurosamente las sociedades comerciales. 10.- Planificar el esfuerzo productivo en función de los intereses de la Nación y el Pueblo Argentino”_.
*Programa de Huerta Grande*, CGT de los Argentinos, 1962.

.


_“El Socialismo que se plantea en la Argentina se nutre también del Peronismo, porque en definitiva la doctrina peronista es a semejanza del Socialismo. El Peronismo no es estático, evoluciona, y va a terminar en un Socialismo Nacional. Yo no soy ni antimarxista ni anticomunista”_.
*José Ignacio Rucci*, Secretario General de la CGT, 13/2/73.

.


_“La voluntad humana reconquistará un papel significativo. Podremos reescribir las reglas y romper los automatismos. No podemos prever qué formas asumirá el conflicto, pero debemos comenzar a imaginarlo. Quien imagina primero gana”_.
*Francisco Berardi, “Bifo”*, 2020.

.


Compañeras, compañeros y compañeres:
Revindicar al Che es asumir su cosmovisión comunista por la que luchó y murió. De lo contrario, es transformarlo en un mero póster, remera y estampita, para tranquilizar la conciencia culpógena del militante popular que reniega de combatir como él al Capitalismo hasta que no quede piedra sobre piedra que no sea comunista.
Los burgueses responsables de la última dictadura del Capital cívico y militar, tienen que ser juzgados y castigados por haber sido responsables de delitos de lesa humanidad. Empresarios como Vicentín que fueron parte del genocidio obrero para preservar el capitalismo explotador. Un sistema burgués que fue combatido por la lucha emancipadora del proletariado para hacer efectiva la consigna de la patria socialista por la cual Perón volvió a la Argentina en su tercera presidencia.
Ni quiebra, ni desguace; ni venta para que la compren otros empresarios, ni propiedad mixta de Vicentín. Hay que estatizar este grupo económico estafador para que el Estado nacional disponga de una empresa testigo que obligue al resto del complejo burgués agro exportador a cotizar en pesos, y no en dólares, los alimentos que se consumen en el mercado interno argentino.
La estatización de Vicentín es el primer ataque frontal de la presidencia de Alberto Fernández contra el capitalismo. Cuestionando la continuidad de la propiedad privada de un grupo económico amasado con la plusvalía del trabajo expropiado a base de picana, desaparición y muerte desde 1976, la estafa a los cooperativistas y el robo al Estado utilizando los créditos recibidos para fugarlos a sus guaridas fiscales bajo el Macricidio.
Los dueños de Vicentín son explotadores y hambreadores, endeudadores y fugadores, corruptos y neofascistas y, como tales, tienen que ser juzgados y terminar en prisión.
La burguesía fue, es y siempre será asesina, cada vez que vea peligrar la continuidad del Capitalismo ante la posibilidad de la implantación del Socialismo como quería Perón desde su segunda presidencia.
Ante la agudización de la lucha de clases que está en desarrollo en la Argentina y el mundo, les argentines que militan en las filas del Nacionalismo, Popular y Revolucionario, es decir un proyecto anticapitalista; tienen mucho que aprender del comunismo chino como lo hizo Juan Domingo Perón. Larga vida al pueblo comunista chino. Que combatió a la reacción capitalista del nacionalismo burgués de Chiang Kai-shek, con las armas del ejército Popular de Liberación Nacional conducido por Mao Tse-Tung. Y posteriormente fortaleció la independencia de la República Popular China venciendo a la fuerza militar imperialista de los Estados Unidos en la guerra de Corea. Permitiendo la consolidación del gobierno de Corea del Norte. Baluarte socialista que no logró arrodillar a sus pies ningún gobierno burgués de Norteamérica.
Con la pandemia afloró que la conciliación de clases resulta imposible. No es un tiempo de acuerdo con la burguesía sino de antagonía contra ella. La patronal, estructuralmente, es  enemiga del Frente de Todes. Es una clase impiadosa que está dispuesta a todo. Y todo incluye la destitución de Alberto Fernández con tal de preservar los intereses de su clase minúscula en desmedro de la mayoritaria clase trabajadora. La crisis capitalista más importante de su historia está en curso. Y será resuelta por izquierda, combatiendo la Multitud proletaria al Capital hasta abolirlo; o, por derecha, de manera postfascista, para preservar los empresarios la explotación de la naturaleza y del trabajo así sea a costa de que perezca la mayoría de la humanidad.
Con la movilización de la derecha del 20/6/20 contra el proyecto de expropiación de Vicentín, integrada mayoritariamente por la burguesía y la pequeño burguesía rural y urbana, y en mucho menor medida por la clase trabajadora autoexplotada y asalariada; se terminó la quimera de apelar a un frente de todas las clases sociales, o el Frente de Todos, que no combata al Capital. Un frente moderado de corte neo Alfonsinista cuyo destino es volver a fracasar como lo hizo Raúl Alfonsín en el siglo pasado. La típica fantasía radical de apelar a la conciliación entre los intereses irreconciliables entre el Capital y el Trabajo.
Si el gobierno nacional recula cada vez que tenga que enfrentar una movilización en contra, su destino de derrota está sellado. El ejercicio del poder estatal popular significa tomar partido por el Trabajo como la sublimación política de la violencia entre clases antagónicas por otros medios que no implique, ante los embates de la derecha, por ahora, la guerra civil al descubierto. O el gobierno nacional responde a sus electores avanzando hacia el cambio y la justicia social o, de lo contrario, retrocede temeroso ante sus obvios enemigos que conoce desde hace más de 70 años y que están dispuestos a todo con tal de preservar sus miserables intereses.
Lo más importante del “Banderazo” contra la expropiación de Vicentín apelando al anticomunismo demuestra que, aun apelando al ataque al Comunismo como el más bello significante de la emancipación del proletariado, la derecha no movilizó a más de 200.000 personas en todo el país. Vale decir, el “cuco comunista”, el odio al “trapo rojo”, el avance del Capitalismo de Estado como etapa transicional al Socialismo, tiene pocos adeptos de carne y hueso dispuestos a poner el cuerpo para enfrentarlo.
Esta es una gran señal que indica que están dadas las condiciones para avanzar hacia el Capitalismo de Estado. En tanto la Multitud proletaria, ocupada y desocupada, registrada o precaria, autoexplotada y empobrecida del Frente de Todes, todavía no fue movilizado para demostrar que representa en una proporción, como mínimo, de 2 a 1 la capacidad de movilización de la derecha. Proporción con capacidad de escalar exponencialmente en su número, a partir de que los que viven de su trabajo superan los 12 millones en Argentina en tanto todos los patrones no llegan a los 700.000 burgueses.
No hay revolución sin lucha de clases entre el Capital y el Trabajo. Y quien primero lo está expresando es la burguesía y sus acólitos subalternos que se resisten a un cambio de época anticapitalista que se producirá en esta década en todo el mundo.
No son tiempos de tregua sino de combate entre el Capital y el Trabajo. El único sujeto histórico que puede torcer el rumbo de la historia ecocida y genocida capitalista es la Multitud proletaria organizada políticamente, defendiendo en todos los ámbitos, y sobre todo en cada medio de producción y en la calle, las iniciativas en favor del Capitalismo de Estado como la expropiación de Vicentín, en contra del capitalismo privado de la vil burguesía explotadora y corrupta, empobrecedora y precarizadora, fugadora y golpista.

.

.

.

Los articulos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben

Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter