[CHÁVEZ AHORA] Unión Cívico-Militar

Una de las ideas fuerzas que desarrolló la Revolución Bolivariana, con el Comandante Chávez a la cabeza, fue la unidad del pueblo para combatir toda amenaza, todo enemigo. Lo que implicaba asumir al pueblo en términos de clase y de bloque que lucha por la independencia.

La unidad en defensa de la patria implicaba ver a las fuerzas armadas como parte del pueblo en lucha, sumado a la tarea de construcción de horizontes de liberación para Venezuela. Los militares, en condición de bis a bis, a decir de Zamora, con el pueblo civil, vistos así como una totalidad.

Partiendo de esa conceptualización Chávez expresa: “la unión cívico-militar, ese es uno de los signos de nacimiento, caracteres genéticos de esta Revolución”[i]. Es parte de la respuesta para revertir el plan del imperio:

“El proyecto imperialista avanzó sobre el plan y la estrategia de dividir, para imponer su voluntad, de dividirnos para debilitarnos, el pueblo por un lado, la fuerza armada por otro lado, el pueblo dividido, la fuerza armada dividida, la política dividida en mil pedazos”[ii].

Una unidad que asume un proyecto alternativo al del imperio, capaz de retomar senderos de soberanía, cohesionado en torno a “una corriente poderosa, unitaria, que sea capaz de impulsar el esfuerzo nacional a través de distintas estrategias, rumbo a la conformación, o consolidación de los objetivos nacionales del proyecto nacional Simón Bolívar”[iii].

Allí la Revolución Bolivariana.

Superar la tradición nefasta

El lugar común en el continente, bajo el dominio del imperio y su “Escuela para las Américas”, era usar las fuerzas militares, comandando dictaduras o al servicio de gobiernos títeres, para reprimir al pueblo. Ante esa nefasta tradición, Chávez reflexionaba:

“Nos usaron mucho para arremeter contra el pueblo… también nos usó la burguesía, el estado burgués contra el pueblo chico, hasta que nos cansamos; en Cantaura bombardearon la Fuerza Aérea a aquellos muchachos, los masacraron, el Ejército, el Caracazo”[iv].

El Caracazo (27 de febrero de 1989) fue un punto de inflexión, dicho en muchas ocasiones por el Comandante. Esa acción de brutal represión contra el pueblo impulsó a las fuerzas patriotas dentro de las fuerzas armadas a decir basta. De ahí brotaron las insurrecciones del 4F y el 27N del 92, y luego el huracán bolivariano desatado por el país llevó a Chávez a la presidencia.

Lo que no detuvo los intentos de usar a los militares contra el pueblo:

“Quisieron utilizarlo para cercenar la joven Revolución Bolivariana, quisieron utilizar nuestra Fuerza Armada para colocarla al frente de la contrarrevolución, para tratar de arrodillar de nuevo al país ante el imperio norteamericano y la Fuerza Armada se puso de pie, lección que dio y sigue dando para la historia de los pueblos del continente y del mundo”[v].

Esta lección debe ser honrada como pueblo, para defenderse del imperio y de la burguesía, sino sería caminar en sentido contrario a lo expresado por el Comandante.

Tan antigua como la Patria

Lo planteado por el Comandante no era idea nueva, ha estado presente en el devenir político de la nación desde sus inicios. La necesaria unión cívico-militar como parte de las amplias alianzas del pueblo para hacer la revolución.

Chávez recuerda: “Dice Fabricio Ojeda: algún día se unirán los civiles y los militares para libertar a la patria, aquí estamos unidos los civiles y los militares medio siglo después”[vi], reivindicando así el pensamiento del comandante guerrillero.

Otra referencia revolucionaria presente en Chávez era Ezequiel Zamora. Recordando su retrato realizado poco después de la batalla de Santa Inés, decía: “vean ustedes la gorra militar o el kepis con el sombrero, porque él decía que era el ejército y el pueblo, la unión cívico-militar”[vii].

Esa imagen, kepis y sombrero, sobre el «General del Pueblo Soberano», es distintivo de las propuestas federales, que acompañaban al grito de “tierras y hombres libres”, construcción de un ejército popular que luchaba contra la godarria que tenía como uno de sus referentes al mismísimo José Antonio Páez. Páez representaba lo militar visto como casta superior al pueblo, de espalda a los intereses de las mayorías y de la nación.

La unidad cívico-militar como propuesta revolucionaria es el pueblo en lucha contra las fuerzas militares que estaban al servicio, o que eran directamente, terratenientes y malandrines.   

La milicia

Entre las propuestas que retomó la Revolución Bolivariana, en el desarrollo de la doctrina del pueblo en armas, se encuentra la conformación de la milicia popular. Por ello fue duramente criticado el Comandante Chávez, que decía, recordando nuestra historia:

“Leo: “Fernando del Toro y su hermano el Marqués del Toro, eran las cabezas de la conspiración, desde la milicia y el ejército”. Nos atacan porque estamos creando las milicias y dicen: Ese es un gobierno militarista, ellos desconocen esto”[viii].

En el mismo nacimiento de la patria se produjo el esfuerzo de unidad de la milicia, el ejército y las fuerzas patriotas para luchar por la independencia:

“La milicia es tan antigua como la patria, en Caracas, los dividían entre las milicias de los blancos, la de los pardos. Pero ellos se unieron, oficiales, pardos y blancos; incluso españoles y criollos, y tropa negra y parda, lograron la unidad con los líderes políticos y líderes populares, líderes civiles y lograron esa unidad que les permitió derrocar al gobierno español de Emparan e instalar gobierno criollo, venezolano”[ix].

Un ejemplo histórico de la unidad cívico-militar.

Solo el pueblo salva al pueblo

Los insistentes llamados a la organización popular de Chávez asumían una máxima: solo la unidad del pueblo y sus posibilidades de ejercer el poder garantizarán la sostenibilidad de la independencia:

“Lo voy a repetir de nuevo: sólo el pueblo salva al pueblo, y aquí los hombres en uniforme, mujeres en uniforme somos el pueblo, el pueblo armado, el pueblo en uniforme, pero todos somos pueblo. Sólo el pueblo unido, consciente, y dueño de los medios de producción, aquí están los medios de producción, los medios de trabajo”[x].

Y la unidad del pueblo para construir alternativas pasa por el poder hacer, poder cambiar las relaciones de explotación. Esto implica, entre otras cosas, el desarrollo de una economía en manos de las mayorías, que ejerce control sobre los medios de producción. Lo que a su vez desata siempre la furia del enemigo de clase.

La defensa del pueblo debe ser realizada por el pueblo mismo, bajo ese criterio, ante la arremetida violenta contra los esfuerzos de poner bajo el control de los pobres las tierras. Chávez plantea:

“Y han matado a muchos líderes campesinos. La mejor manera de enfrentarlo es la organización popular y la unión cívico-militar, señores y compañeros de armas. Unidos el pueblo, mucha inteligencia, preventiva, y acción a tiempo, en la lucha contra el sicariato, contra las mafias de la oligarquía, que arremeten contra el campesino, contra el pueblo”[xi].

Lo que aún es una deuda histórica de la revolución, el hacer justicia ante los campesinos asesinados por sicarios y terratenientes, viejos y nuevos, que aún disfrutan de total impunidad.

13 de abril

El 13 de abril del 2002, en horas el pueblo en unión cívico-militar dio un vuelco a los planes del imperio y sus lacayos, dejando en su lugar una fuerza popular que permitió profundizar la revolución. Por ello Chávez dijo: “El 13 de abril, bueno consecuencia directa del 11, se concretó, yo creo, se conjugó la ecuación, la ecuación perfecta, la unión cívico-militar”[xii].

Allí la importancia de que: “no permitamos que nunca decaiga el espíritu del 13 de Abril, el espíritu del Poder Popular, el espíritu de la victoria”[xiii]. Una victoria que se basa en una nueva estrategia militar, que necesita que el pueblo en armas:

“Se sumerjan en la masa popular y se confundan con esa masa organizada en los barrios de las grandes ciudades, en los campos, en las montañas para conducir operaciones de resistencia… la guerra de todo el pueblo, Fuerza Armada y pueblo juntos, la unión cívico-militar, la defensa integral de la Nación”[xiv].

Allí el espíritu del 13 de abril.

Líneas de acción

La unión cívico-militar planteada por Chávez tiene entonces algunas líneas claras de acción:

– Es una reivindicación histórica, ya que ha sido planteada desde que nacimos como patria y que ahora toca actualizar:

“El pensamiento militar de hoy debe por supuesto ser enfocado con los lentes de la realidad mundial de hoy, no basta vivir de las glorias del pasado, no basta alimentarnos con las ideas de quienes nos antecedieron, por más luminosas que sean, debemos enfocar la realidad mundial de hoy”[xv].

– Es antiimperialista, ya que es una respuesta al esquema del imperio del divide y vencerás, para sostener su dominio. Es un pueblo que se ve a si mismo como un todo, que defiende un proyecto soberano de construcción de un país independiente.

– Se plantea para el impulso del socialismo, ya que la independencia solo es posible en el marco de una real democracia, la participativa y protagónica, la democracia socialista.

– Asume que “solo el pueblo salva al pueblo”, planteando que ese camino exige apropiación y gestión directa sobre medios de producción y trabajo, entre ellos la tierra en manos del campesinado, para cambiar las relaciones de explotación del capitalismo. La unión cívico-militar impulsa las experiencias y las defiende del ataque de la burguesía.

–  Exige romper con la larga tradición de usar a las fuerzas armadas para violar los derechos humanos, reprimir, imponer o defender gobiernos que atentan contra la patria y el pueblo, que con la violencia defienden al imperio y a la burguesía, para sacar provecho personal, bajo esquemas de corrupción y abuso de su poder.

– Es la estrategia de guerra de todo el pueblo, Fuerza Armada y pueblo juntos, para la defensa integral de la Nación.  

Allí tenemos una medida para valorar lo planteado como unión cívico-militar. ¿Al día de hoy como la evaluaría Chávez?


[i] Hugo Chávez Frías. Aló Presidente 365. Todo Chávez en la Web. Instituto de Altos Estudios del Pensamiento del Comandante Chávez. Aragua, Venezuela. 10/10/2010. Ver: https://n9.cl/r6ilq

[ii] Hugo Chávez Frías. 186° Aniversario de la Batalla de Carabobo y Día del Ejército Libertador. Todo Chávez en la Web. Instituto de Altos Estudios del Pensamiento del Comandante Chávez. Caracas, Venezuela. 24/06/2007. Ver: https://n9.cl/4pwdv

[iii] Ibíd.

[iv] Hugo Chávez Frías. Aló Presidente N° 347. Todo Chávez en la Web. Instituto de Altos Estudios del Pensamiento del Comandante Chávez. Cojedes, Venezuela.10/01/2010. Ver: https://n9.cl/ia6ld

[v] Hugo Chávez Frías. Acto de transmisión de mando del Comando General de la Reserva Nacional y de la Movilización Nacional. Todo Chávez en la Web. Instituto de Altos Estudios del Pensamiento del Comandante Chávez. Caracas, Venezuela. 11/08/2006. Ver: https://n9.cl/lpg4f

[vi] Hugo Chávez Frías. Acto de conmemoración del 23 de enero de 1958 y homenaje a Fabricio Ojeda. Todo Chávez en la Web. Instituto de Altos Estudios del Pensamiento del Comandante Chávez. Caracas, Venezuela. 23/01/2011. Ver: https://n9.cl/zlnkr

[vii] Hugo Chávez Frías. Aló Presidente N° 350. Todo Chávez en la Web. Instituto de Altos Estudios del Pensamiento del Comandante Chávez. Caracas, Venezuela. 31/01/2010. Ver: https://n9.cl/clb81

[viii] Hugo Chávez Frías. Programa especial con motivo de la celebración del bicentenario del inicio de la gesta independentista de Venezuela, el 19 de abril de 1810. Todo Chávez en la Web. Instituto de Altos Estudios del Pensamiento del Comandante Chávez. Caracas, Venezuela.18/04/2010. Ver: https://n9.cl/pys07

[ix] Ibíd.

[x] Hugo Chávez Frías. Aló Presidente N° 359. Todo Chávez en la Web. Instituto de Altos Estudios del Pensamiento del Comandante Chávez. Caracas, Venezuela. 30/05/2010. Ver: https://n9.cl/rwnkr

[xi] Hugo Chávez Frías. Aló Presidente N° 350. Op. Cit.

[xii] Hugo Chávez Frías. Acto con motivo de la conmemoración de los 10 años del 11 de abril de 2002. Todo Chávez en la Web. Instituto de Altos Estudios del Pensamiento del Comandante Chávez. Caracas, Venezuela.11/04/2012. Ver: https://n9.cl/821yq

[xiii] Hugo Chávez Frías. Acto con motivo de la conmemoración de los 10 años del 11 de abril de 2002. Op. Cit.

[xiv] Hugo Chávez Frías. 186° Aniversario de la Batalla de Carabobo y Día del Ejército Libertador. Todo Chávez en la Web. Instituto de Altos Estudios del Pensamiento del Comandante Chávez. Caracas, Venezuela. 24/06/2007. Ver: https://n9.cl/4pwdv

[xv] Hugo Chávez Frías. 186° Aniversario de la Batalla de Carabobo y Día del Ejército Libertador. Op. Cit.

Escrito por Gerardo Rojas

Publicado en la web Tatuy TV

Permitida su reproducción citando la fuente.

Los articulos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben

Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter