Cinco tesis sobre el golpismo de Bolsonaro

Según el autor de estas cinco tesis, Bolsonaro no está en condiciones de dar un golpe de estado clásico, pero apuesta por el desorden para manipular las elecciones.


Tesis 1

Bolsonaro está desesperado. Para él, lo que está en juego no es simplemente perder las elecciones y retirarse como ex presidente. Sabe perfectamente que él, sus hijos y los milicianos que le rodean podrían ser detenidos cuando deje la presidencia. Perderá su prerrogativa de intervenir en las investigaciones nombrando a los jefes regionales de la Policía Federal, influyendo en la Procuraduría General de la República y con los fatídicos decretos de secreto de 100 años. No está en condiciones de negociar un «gran acuerdo nacional» sobre la inmunidad, dado su constante cansancio con el STF (Supremo Tribunal Federal).  Por ello, pone todas sus fichas sobre la mesa en una batalla a vida o muerte. Como último intento de ganar una nueva votación, cada vez más improbable, aprobó el PEC (Proyecto de Enmienda Constitucional) de los Auxilios. En la otra trinchera, ha operado desde el inicio de su mandato en la dirección golpista: ha inflado la retórica, ha intercambiado comandantes de las Fuerzas Armadas, ha reunido a embajadores extranjeros y seguirá en esta misma línea. Por lo que a él respecta, llegará hasta las últimas consecuencias. Una transición amistosa es inimaginable. Estirará la cuerda, impulsado por el instinto de supervivencia y el miedo a la cárcel.

Tesis 2

El éxito de cualquier golpe depende del papel de las Fuerzas Armadas. El mando militar no es bolsonarista, aunque alberga fuertes resentimientos con la izquierda. Tienen sus propios intereses y difícilmente entrarían en una aventura dirigida por Jair, Carluxo y compañía. Cabe recordar que Bolsonaro siempre ha sido del bajo clero del Ejército, un agitador de cuarteles, visto con desprecio por los mandos. Si es cierto que su gobierno es funcional para los militares, también es cierto que no lo ven como uno de ellos. Nunca ha habido un golpe de Estado en América Latina sin el apoyo de Estados Unidos, que difícilmente tendría motivos para apoyar a Bolsonaro aquí, con Joe Biden en el cargo y el riesgo del regreso de Donald Trump. El país destrozado y el probable aislamiento internacional hacen que el mando militar brasileño se lo piense diez veces antes de seguir un camino como éste. Poner tanques en la calle es fácil, el problema es el día después y ellos lo saben. De hecho, detrás de las escenas de las crisis del presidente con los ministros del STF y el 7 de septiembre del año pasado indican que Bolsonaro intentó iniciativas de ruptura institucional más de una vez y no contó con el respaldo militar que esperaba. Por lo tanto, es muy difícil creer en un golpe militar tradicional en Brasil que impida la toma de posesión de Lula. Lo que no quiere decir que no sean posibles otras maniobra

Tesis 3

¿Dónde está el mayor peligro? En la creación de un ambiente de caos y violencia generalizada en el país durante el proceso electoral o inmediatamente después de las elecciones. Visiblemente, esta es la apuesta de Bolsonaro: estimular la violencia política y un escenario de inseguridad y conflicto, que provoque un miedo generalizado y lleve a una demanda de orden. El asesinato de Foz do Iguaçu no fue un caso aislado. Bolsonaro seguirá incitando a sus seguidores a acciones que, aunque aparentemente solitarias, crean el contexto. Y cuenta con miles de bolsonaristas armados, que frecuentan los clubes de tiro, y que pretende organizar como una especie de milicia privada. Sus decretos han provocado una avalancha de armas y municiones vendidas, en manos de las CACs (Asociaciones de cazadores, tiradores y coleccionistas: ndt) , repartidas por todo Brasil. El golpe de Estado en Bolivia en noviembre de 2019 fue operado precisamente por milicias civiles, que promovieron el caos, secuestraron ministros e intentaron matar a Evo Morales, ante la complacencia de las fuerzas militares del Estado. El Ejército brasileño difícilmente toleraría la pérdida del monopolio del uso de la fuerza, pero ¿cómo reaccionaría en una situación de caos instalado? Es difícil decirlo.

Tesis 4

El día D y la hora H para el bolsonarismo será el 7 de septiembre. Es entonces cuando pondrá a prueba su fuerza de movilización, a menos de un mes de las elecciones de octubre. Es de esperar que, a partir de esa fecha, intensifiquen la escalada de violencia política, buscando atemorizar a la sociedad y perturbar la recta final de la campaña electoral. De aquí al día 7, su estrategia debe centrarse en los movimientos para preparar el ambiente político, como la reunión con los embajadores. Intensificará la desconfianza en el sistema electoral para cohesionar la narrativa de su militancia y seguirá estimulando acciones «aisladas» de violencia contra la izquierda y la campaña de Lula.

Tesis 5

Los próximos meses serán unos de los más difíciles de la historia política brasileña y exigirán la iniciativa de los sectores democráticos y populares de nuestra sociedad. Ante este complejo tablero de ajedrez y sus trampas, tenemos dos grandes retos. La primera es no dejarse llevar por el ambiente de miedo que fomenta el bolsonarismo. La desesperación es el mayor enemigo. Debemos seguir la línea que ha funcionado en el diálogo con el pueblo: señalar el desastre en la conducción de la pandemia, la tragedia del desempleo y el hambre, el regreso de la inflación. Cuando Bolsonaro habla de urnas, hay que responder con el precio de la bombona de gas. No podemos dejar que marque la agenda del debate público. La segunda es apostar por la movilización democrática. Cuando la izquierda se esconde bajo la cama, el fascismo se apodera de las calles. Cuando sólo un equipo está en el campo, el otro pierde por ausencia. Hay que salir a la calle, en una gran movilización, en respuesta rápida al 7 de septiembre bolsonarista. El papel de los movimientos sociales brasileños es organizar la reacción. No el mismo día, para evitar un enfrentamiento físico que sólo les interesa, sino en el período inmediatamente posterior. Las calles, como en otros momentos decisivos de nuestra historia, serán el escenario de la defensa de la democracia y los derechos. Preparémonos, pues, para nuestro día D.

Escrito por Guilherme Boulos, coordinador del Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST). Fue candidato a la Presidencia de la República en 2018, por el PSOL.

Traducción: Correspondencia de Prensa.

Fuente (de la traducción): https://correspondenciadeprensa.com/?p=28165

Fuente (del original): https://www.cartacapital.com.br/opiniao/cinco-teses-sobre-o-golpismo/

Publicación Citada Web Rebelion.Org

Permitida su reproducción citando la fuente.

Los artículos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben

Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter