Colombia: Senadores de Estados Unidos contra Piedad Cordoba y los acuerdos de paz!

Nota: Diego Ramirez – Uruguay

Senadores de EE. UU. piden sancionar ‘por terrorismo’ a la senadora Colombiana Piedad Córdoba

En Estados Unidos un grupo de senadores Republicanos liderados por Marco Rubio y Ted Cruz ingresaron un proyecto de ley que plantea implementar sanciones por terrorismo contra siete personas asociadas con las Farc, entre ellas  Piedad Córdoba quien se posesionó hace unos dias como senadora de Colombia desde un hospital en Medellín ya que habia sido internada debido a una baja de presión y a otros problemas de salud  que  han venido atendiendo durante los últimos meses, tambien estan en la nomina la congresista Sandra Ramírez Lobo, viuda del exlíder de las Farc, Manuel Marulanda Vélez alias Tirofijo y tambien busca volver a poner sanciones contra las Farc e incluir nuevamente al grupo como una Organización Terrorista Internacional y catalogarla ante el Departamento del Tesoro de Estados Unidos como Terroristas Globales Especialmente Designados o SDGT (por su sigla en inglés). 

En el proyecto también pide sanciones contra José Benito Cabrera Cuevas (Alias Fabián Ramírez), Erasmo Traslavina Benavides (Alias Jimmy Guerrero), Emiro Ropero (Alias Rubén Zamora), Guillermo Enrique Torres Cueter (Alias Julián Conrado) y Rodrigo Granda (Alias Gallopinto). 

Marco Rubio y Ted Cruz en la Biblioteca Reagan. | Getty

“Por décadas el pueblo de Colombia ha sido víctima inocente de los ataques terroristas de las Farc. La decisión de Biden de sacarlos de la lista de organizaciones terroristas no solo le falló a la comunidad colombo estadounidenses sino que puso en riesgo la seguridad regional”, dijo por su parte Marco Rubio con la soberbia y la impunidad que lo caracteriza. Los Republicanos intentan con esto no solo deteriorar la imagen del presidente Joe Biden de cara a las próximas elecciones al senado de noviembre en Estados Unidos, sino que además aprovechan para revolver los acuerdos de paz generados en Oslo y en La Habana entre el Estado colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP) que llevaron a que estos últimos entregaran sus armas para incorporarse a la vida política o civil  del país, es también un intento de desestabilizar  en momentos que la gente siembra toda su esperanza de paz y crecimiento en su electo presidente de izquierda Gustavo Petro que asumirá funciones el próximo 7 de agosto junto a su Vicepresidenta Francia Márquez. Petro, que es un ex guerrillero que llega al gobierno con el apoyo de más de la mitad de los colombianos, pone en duda las históricas relaciones serviles que ha tenido el país con  los Estados Unidos , relaciones marcadas por bases militares en distintos puntos de Colombia, un crecimiento exponencial de la producción de droga durante décadas en medio de la “lucha contra el narcotráfico” iniciada por la DEA (Administración de Control de Drogas de EU), además de sus trabajos erosivos de confrontaciones constantes contra Venezuela, o de sus posiciones sumisas y lacayas  en la Organización de Estados Americano (OEA) y de sus acuerdos de cooperación y acercamiento con la OTAN, organización que ha estado involucrada en casi el 100% de las guerras que se han dados en el mundo en las últimas décadas. Hay una inquietud estadounidense que se ve reflejada en la enorme e histórica delegación enviada desde la Casa Blanca inmediatamente después de que Petro fuera elegido presidente. La misma llegó para reunirse, primero con el saliente presidente Ivan Duque y luego con el electo y primer presidente de izquierda de Colombia Gustavo Petro, en las reuniones  estaban desde el asesor de seguridad nacional de los Estados Unidos Jon Finer, a Juan González consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, o Brian Nichols subsecretario de Estado para el hemisferio occidental y hasta Phil Gordon, quien es asesor directo de la vicepresidenta Kamala Harris, lo que marca la necesidad imperiosa del gobierno de Joe Biden por saber por qué camino llevará a Colombia su nuevo líder, que ya ha hablado hasta de retomar sus relaciones con Venezuela. Sin duda desde la Casa Blanca seguirán muy de cerca cada paso que Petro de y quizás hasta envíen a su gran colisionador de países John Bolton para hacer su trabajo.

Mientras tanto  en Colombia continúan asesinando a los firmantes de los acuerdos de paz, en este último año los ex guerrilleros han  recibido 54 ataques que han dejado un saldo de 27   muertos. El total de los firmantes asesinados desde el Acuerdo para la Terminación Definitiva del Conflicto  el 24 de noviembre de 2016  al día de hoy es de 333 personas, sin lugar a dudas que Petro tendrá mucho trabajo en busca de la verdad y la justicia en el país del cafe. 

.

.

.

Foto: Twitter @piedadcordoba

Los articulos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben

Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter