¿”Error” o fraude bursátil de AstraZeneca? (Por Alfredo Jalife-Rahme)

Nota: Alfredo Jalife-Rahme – Analista internacional, médico, profesor, conferencista y periodista   – Mexico

La competencia entre las vacunas de Rusia, China y las de EU y Gran Bretaña (GB) rebasa cualquier ferocidad imaginable debido a su influencia geopolítica, su enorme prestigio científico y su suculenta bursatilización.

No tengo animadversión contra la vacuna británica de AstraZeneca y, al contrario, sería benéfico para el género humano que exista el mayor número de vacunas “eficaces” para inmunizar al mayor número de habitantes del planeta a menor precio. Desde el inicio seguí las andanzas de la vacuna de AstraZeneca y detecté anomalías cuando comenté que “llama la atención que el fracaso de las pruebas en monos haya sido expuesto el 18 de mayo y el comunicado de AstraZeneca fuese difundido tres días después. What is going on? (https://bit.ly/3fXUfj0)”.

El tabloide británico Express había ya expuesto desde el 18 de mayo el fracaso de tal vacuna en las pruebas preliminares en monos (https://bit.ly/37pYDDx). Luego exhibí todo mi aséptico escepticismo en Facebook el 19 de agosto (https://bit.ly/37rtn7e) y el 9 de septiembre (https://bit.ly/3qfKx06), cuando ya no cuadraban los resultados clínicos con sus cotizaciones disparatadas. Siete meses después, todo parece indicar que la vacuna de marras pasará a la historia como un vulgar fraude bursátil (https://bit.ly/2JjGteO), si no consiguen operar un creíble “control de daños“.

Tras varios accidentes de ruta, que incluyeron la muerte extraña de un “voluntario (https://bit.ly/2KXKc21)”, la vacuna británica fue detenida en su experimentación en suelo estadunidense (https://bit.ly/2Jx4MWc). Hasta Daily Mail (26/11/20), ligado al MI6, expone las discrepancias de los asombrosos nuevos resultados de una vacuna que busca, ante todo, no perder su cotización bursátil. Las flagrantes discrepancias van desde el módico subgrupo, pasando por las edades, hasta la efectividad que ahora resultó mejor con “la mitad de la dosis” por un “accidente involuntario” –que puede ser factible y se conoce como serendipia–.

El principal funcionario médico de GB, Chris Whitty, se ha negado a otorgar su bendición ante tan desconcertantes resultados que no resisten el riguroso análisis científico.

Más allá de su desplome bursátil (https://bit.ly/39F2mzE), algo que favorece y/o favorecía (dependiendo de su epílogo) la dosis británica radica(ba) en que es “normalmente refrigerada“, como la vacuna rusa Sputnik V, lo cual las hace atractivas a los países de ingresos bajos y medios (https://bit.ly/36qvton) frente a las bajas temperaturas de hasta menos 70 grados, que requieren de equipos altamente especializados para las vacunas Pfizer y Moderna que van viento en popa y con una tasa de eficacia mayor a 90 por ciento. El asunto de la refrigeración no es menor y constituye un hándicap para los países en vías de desarrollo.

Tampoco la vacuna británica ha tenido buena fortuna cuando, quizá por vil chantaje o por excesiva honestidad, uno de los participantes en las pruebas en India exige “cerca de 676 mil dólares” de compensación por “agudos daños neurológicos y sicológicos (https://bit.ly/39xT60g)”.

Las acciones de Moderna han ganado más de 549 por ciento (sic) en el año (https://bit.ly/33vd9IY), mientras la vacuna de AstraZeneca lucha por su futuro incierto y es probable que “opere un nuevo (sic) ensayo global” para evaluar su eficacia real, lo cual parece un acto heroico (https://bit.ly/2JwOn4e).

Al corte de caja de hoy quedan en los cuatro primeros sitiales: la rusa Sputnik V, la china CanSinoBio y las dos estadunidenses Moderna y Pfizer.

Amén de este diagrama (https://bit.ly/33AP1Vj) “muy británico“, que omite publicar las virtudes de la vacuna china, a mi juicio, la vacuna Sputnik V –gratuita para sus ciudadanos– lleva una enorme triple ventaja: efectividad de 95 por ciento, refrigeración normal y su muy bajo precio, el más barato del mundo (https://bit.ly/36sIH4g).

Imagen: tcsnoticias

Anhelo que los países no se precipiten en adoptar alocadamente sus vacunas ideológicas “a la Bloomberg“, como sucedió con el grave error de AstraZeneca, sin tomar en consideración estos tres aspectos seminales.

.

Alfredojalife.com

.

Foto: telemundo51.com

Los articulos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email