EE.UU.: Un imperio que se derrumba

EEUU no sólo no está pudiendo ganar la guerras en que se embarca, ni mantener sus mercados, ni la hegemonía mundial de su moneda. También empieza a podrirse por dentro

Spread the love

Para EE.UU. las noticias del frente ucraniano no son buenas. En el terreno militar, Rusia ha consolidado su posición en el Donbass, y en el plano económico las sanciones parecen no haberle afectado.

En Europa la guerra ya se cargó dos cuatro gobiernos: Reino Unido, Italia, Bulgaria y Estonia, y todavía no llegó el invierno. La opinión pública europea ha empezado a virar y crece el rechazo a las guerras en que las embarca la OTAN.

Durante décadas los bonos estatales estadounidenses generaban gran confianza y se consideraban seguros. Pero desde 2010 hay un retiro de inversores encabezado por China, que empieza a ser acompañado por Arabia Saudita y otras naciones islámicas, que han empezado a retirar sus fondos de la economía estadounidense.

Las sanciones económicas y la expropiación de reservas a distintos países han socavado la confianza en el mercado de valores de EE.UU. y en el dólar. Esta pérdida de confianza es particularmente grave para un país que tiene una deuda de 30,5 billones de dólares.

Pero la noticia más grave tiene que ver con la cohesión nacional, que es un elemento central para la proyección y la posterior sobrevivencia de los imperios.

Las y los habitantes de EEUU, han dejado de sentirse parte de un sueño común.

El aumento de las desigualdades sociales y el crecimiento del racismo, han destejido el sueño americano que cobijaba las ilusiones de todas y todos.

El orgullo nacional por creerse protagonistas de una misión redentora en la humanidad ha sido reemplazada por la desconfianza entre sus propios habitantes, entre quienes se consideran “norteamericanos puros” y el resto.

En EE.UU. se ha advertido un aumento en la disposición individual a participar en la violencia, los homicidios en las ciudades aumentaron 44% entre 2019 y 2021.

En el estudio de opinión denominado “Puntos de vista de la democracia y la sociedad estadounidense y el apoyo a la violencia política: primer informe de una encuesta representativa de la población a nivel nacional”, a cargo del centro de estudios de ciencias de la salud MedRxiv, los riesgos son un escalamiento de la esfera de violencia armada en ese país. Esta violencia armada podría trasladarse a la violencia política.

Un 12,2% de los encuestados se dijo dispuesto a cometer actos de violencia política para intimidar o amenazar a una persona.

Un 10,4% estaría dispuesto a “herir a una persona” en un marco de violencia política y el 7,1% estaría dispuesto a “matar a una persona”, de ser necesario por razones políticas.

El 67,2% percibe que había “amenazas graves a la democracia” en su país. Pero un 40% de los encuestados estuvo de acuerdo en que “tener un líder fuerte para EEUU es más importante que tener una democracia”.

Sobre el tema racial, uno de los más intrincados y complejos, 40% de los encuestados afirmó que “en EEUU, los blancos nativos están siendo reemplazados por inmigrantes”.

El estudio tiene entre sus conclusiones que estos hallazgos “sugieren una continua alienación y desconfianza hacia la sociedad democrática estadounidense y sus instituciones” Agrega que “minorías sustanciales de la población respaldan la violencia, incluida la violencia letal, para obtener objetivos políticos”.

Este marcador de opinión no es coyuntural, la idea de una nueva guerra civil en EEUU viene tomando cuerpo en los últimos años. Una encuesta de Zogby Analytics de 2021, por ejemplo, encontró que alrededor de 46% de los votantes pensaba que EEUU tendría otra guerra civil.

Otra encuesta de 2021, a cargo de ‘Survey Center of Américan Life’, mostró que más de un tercio de los estadounidenses está de acuerdo en que “el estilo de vida estadounidense tradicional está desapareciendo tan rápido que es posible que tengamos que usar la fuerza para salvarlo”.

Estos datos de la realidad están muy lejos de la profecías del Destino Manifiesto que durante siglos alentaron la unidad nacional y la expansión norteamericana. Suena hueca la frase del periodista John L. O’Sullivan, publicada en julio de 1845:

“El cumplimiento de nuestro destino manifiesto es extendernos por todo el continente que nos ha sido asignado por la Providencia, para el desarrollo del gran experimento de libertad y autogobierno. Es un derecho como el que tiene un árbol de obtener el aire y la tierra necesarios para el desarrollo pleno de sus capacidades y el crecimiento que tiene como destino“.

Para juzgar el presente de EEUU resulta más atinada la reflexión de Rodolfo Walsh: “A los imperios no los derriba nadie. Se pudren por dentro, se caen solos”.

Artículo escrito por periodistas de Misión Verdad

Publicado en la web de La Haine

https://www.lahaine.org/mundo.php/eeuu-un-imperio-que-se

Permitida su reproducción citando la fuente.

Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter