Fractura global en Ucrania y su nuevo “muro de Berlín” en Kiev

Nota: Alfredo Jalife-Rahme – Analista internacional, médico, profesor, conferencista y periodista – Mexico

El caos global condensado en Ucrania expone la fractura de dos bloques: Estados Unidos/OTAN/Unión Europea, que ve frenado su irredentismo al este, frente al eje euroasiático Rusia/China. En Kiev se ha edificado un nuevo muro de Berlín, en espera de la configuración de un nuevo orden mundial tripolar de Rusia/China/ Estados Unidos.

Si se escudriñan los teoremas geoestratégicos del británico Mackinder y del polaco Brzezinski, Ucrania constituye la bisagra de Eurasia, que exhibe hoy la fractura bipolar regionalizada entre el eje euroasiático de Rusia/China y el eje Estados Unidos/OTAN/Unión Europea.

La operación militar de Rusia en Ucrania trasluce una genuina guerra civil que inició hace ocho años con el cambio de régimen del gobierno pro ruso en Kiev mediante la intervención de la Subsecretaria de Estado, la israelí-estadunidense Vicky Nuland, amazona de la entonces dupla Obama/Biden que financió el derrocamiento del presidente rusófilo Yanukovich. Rusia y Ucrania son dos (sic) pueblos hermanos, por lo que su conflicto en este siglo, que inició en 2014 y se agudizó ahora, constituye una guerra civil con flagrantes intervenciones foráneas. Rusia y Ucrania nacieron simbióticamente de la misma matriz en Rus Kiev en el siglo IX (sic).

Vladimir Putin, presidente de Rusia, Volodymyr Zelensky, presidente de Ucrania y Joe Biden, presidente de Estados Unidos. Imagen- elmundo.es

La pretendida expansión de la OTAN a Ucrania –con una frontera de mil 944 kilómetros con Rusia– exacerbó el cerco multidimensional a Rusia: orillada a una alianza estratégica con China y a reaccionar militarmente, lo que exponen hasta politólogos del oficialista Washington Post (https://wapo.st/3soKiTC), no se diga China (https://bit.ly/3HM8d3E). Hace ocho (sic) años comenté que “Estados Unidos invirtió (sic) 5 mil millones de dólares a confesión de la asistente del Departamento de Estado, Victoria Nuland, esposa del súper halcón neoconservador straussiano Robert Kagan, y quien mandó a freír espárragos a los europeos con su indeleble frase fucking Europe, con el fin de colocar a su marioneta fondo-monetarista en el poder” (https://bit.ly/3IsRQKF).

Llama la atención la extrema dureza de la tríada israelí-estadunidense, de origen “jázaro (https://amzn.to/3tod3ik) con predominio histórico en Ucrania”, de la administración Biden –Jake Sullivan/Antony Blinken/Vicky Nuland–, congénitamente rusofóba cuando el hoy asesor de Seguridad Nacional de Biden, Jake Sullivan, fue atrapado con Hillary Clinton en su flagrante fake russiagate (https://bit.ly/3M3lmcd).

Uno de los primeros objetivos de la operación militar de Rusia fue la captura de la planta nuclear de Chernóbil, asiento del peor accidente en su género y que, hipotéticamente, pudo haber sido el nutriente de la recuperación del know-how atómico de Kiev, alimentado por Estados Unidos, con el fin de poner en jaque a Moscú. Rusia alega que el régimen del israelí-ucraniano Zelensky iba a fabricar armas nucleares de forma clandestina.

Imagen – lasexta.com

El influyente senador Lindsay Graham exige el asesinato (sic) de Putin (https://bit.ly/3KbX8dK), Hillary Clinton reclama un nuevo Afganistán de los muyahidines/Al Qaeda (sic) para empantanar a Moscú (https://bit.ly/3sI0pM9) y Foreign Affairs decreta la derrota de Putin (https://fam.ag/3ILuRuu), mientras el objetivo estratégico de Rusia consiste en la desmilitarización y desnazificación (https://bit.ly/3Khtiop) de Ucrania que engloba, a mi juicio: 1) las armas biológicas de la cuenca del río Dniéper (https://bit.ly/3hG2IZW); 2) el control de los 15 (sic) reactores nucleares; 3) el control de los puertos del mar Negro (Mariupol y Odesa), y 4) el dominio de la Cuenca del río Dniéper.

Ahora Estados Unidos/OTAN combaten a Rusia en forma tangencial hasta el último soldado ucranio, de lo que se queja amargamente Zelensky, quien ruega el apoyo de la diáspora judía (https://bit.ly/3Cd9jV3), lo cual han desoído el primer Naftali Bennet (https://bit.ly/3pzQ6rG) y el ex primer Netanyahu (https://bit.ly/3HCgXJP) a sabiendas de que pondrían en riesgo la seguridad de Israel y sus impunes ocupaciones de varios territorios árabes.

La técnica Hasbara (https://bit.ly/3MoxZhT) tiene sus límites desinformativos cuando existen asíntotas geopolíticas: no se puede ganar siempre todo en todos lados.

.

Alfredojalife.com

Los articulos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben

Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter