Goldman Sachs y George Soros financiaron los biolabs del Pentágono en Ucrania

Nota: Alfredo Jalife-Rahme – Analista internacional, médico, profesor, conferencista y periodista – Mexico

Zero Hedge refresca la memoria con siete links perturbadores que implican a Hunter Biden: desde su blanqueo con China hasta notas impublicables, por decencia (https://bit.ly/3DuuvXn).

El censurado New York Post exulta Un bombazo: “¿Invadió Rusia a Ucrania debido a los biolabs de los Biden? La laptop de Hunter dice que ‘Sí’” (https://bit.ly/3j3bUId).

Los multimedia vinculados al Partido Demócrata, tipo NYT (https://nyti.ms/3iYWp44), ya no pueden ocultar lo inocultable.

La vez anterior exhumé la “colaboración biotécnica que liga a Hunter Biden, George Soros y el Partido Demócrata con los biolabs de Ucrania y Polonia” (https://bit.ly/3iO1Ano), cuando brilló la interacción entre la empresa gasera ucrania Burisma con la inmaculada Metabiota, especializada en la investigación de enfermedades causales de pandemias que ha emergido como la siniestra contratista del Pentágono (https://bit.ly/3J28MqS).

Resulta que Rosemont Seneca Technology Partners (RSTP) fue fundada en 2009 por Hunter Biden, Devon Archer (DA) y Christopher Heinz (hijastro del entonces secretario de Estado John Kerry).

Tanto Hunter como DA son abogados egresados de la egregia Universidad de Yale –conocida por su práctica ritualista de la orden secreta de los Huesos y Calaveras, a la que presuntamente pertenece Zedillo, causante de la tragedia financiera de México con el Fobaproa/IPAB.

Más allá de que DA fue condenado por fraude (https://on.wsj.com/3iTW42I), RSTP financió con 30 millones de dólares a la empresa Metabiota, que merece un zoom especial debido a las andanzas de su director, el virólogo israelí-estadunidense Nathan Daniel Wolfe (NDW), de casi 52 años, quien destila un espeso olor a azufre después de sus bizarros ocho (sic) años de investigaciones biomédicas en el paupérrimo África subsahariana y en el sudeste asiático.

Virólogo israelí-estadunidense Nathan Daniel Wolfe – Foto: nationalgeographic

Associated Press expuso los graves errores (sic; https://bit.ly/3LuAmP0) de Metabiota durante la epidemia del ébola en África occidental en 2014 (https://cbsn.ws/3uNNrwb). No obstante, NDW fue notable miembro del Consejo de Investigación Científica de Defensa del DARPA y ya desde 2008 –¡11 años antes del brote oficial del covid-19!– había advertido que el mundo no estaba preparado para combatir una pandemia de su género (https://amzn.to/377fGOm).

Llama aún más la atención la conectividad financierista de NDW con la firma alemana de seguros Munich Re –fundada hace 141 años, con una capitalización de mercado de 38 mil millones de dólares– con el fin de blindar las políticas pandémicas (https://bit.ly/3qWASgN).

Al impugnado NDW le han llovido “premios (‘Líder de Jóvenes Globales’ del Foro Económico Mundial de Davos) de los grupos globalistas y militares, así como donativos de la Fundación Bill&Melinda Gates, del Departamento de Defensa de EU, etc. (https://stanford.io/3u0cpta)”. ¡El Gran Reset Viral!

No causa ninguna sorpresa que hayan sido citados en el financiamiento de los biolabs del Pentágono en Ucrania/Polonia –con la bendición de Obama (https://bit.ly/3IV68mx)– el israelí-húngaro-estadunidense George Soros (https://bit.ly/3tYldPX) y el depredador banco de inversiones Goldman Sachs (https://bit.ly/3J45X8y), con capitalización de mercado de 114 mil millones de dólares, cuyos recientes directivos vilipendiados han sido los israelí-estadunidenses Lloyd Blankfein y David Solomon.

Hace cuatro años, Peter Schweizer (PS), anterior becario del ultraconservador Hoover Institution, publicó el organigrama del nepotismo de Biden y Kerry en su estrujante libro Imperios Secretos: cómo la clase política estadunidense oculta la corrupción y enriquece a sus familias y los amigos (https://amzn.to/3uPKzyY), donde viene la hediondez de sus empresas que financiaron los biolabs en Ucrania/Polonia con sus conocidos lubricadores financieros.

PS es también autor de El cash de los Clinton (https://amzn.to/3uMPrVw) y coautor del célebre libro La próxima guerra (https://amzn.to/3uQmk3w), del ex secretario del Pentágono Caspar Weinberger, con prólogo de la ex premier Margaret Thatcher, donde se esquematiza una invasión a México.

Foto: AFP

Los articulos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter