¿Hacia un nuevo Yalta II, según Réseau Voltaire?

Nota: Alfredo Jalife-Rahme – Analista internacional, médico, profesor, conferencista y periodista   – Mexico

Un día antes de la cumbre de Biden y Putin (https://bit.ly/3vZc0oD), Thierry Meyssan (TM), director de Réseau Voltaire, aventuró que “el nuevo orden mundial empezaba a tomar forma” debido a la “terrible derrota militar en Siria” de Estados Unidos, a quien le queda(ba) la opción de “aliarse con uno de sus adversarios”: Rusia o China (https://bit.ly/3xVJPrN).

Seis días después de la Cumbre de Ginebra, TM afirma que se trató de un nuevo Yalta II –división del mundo con sus respectivas esferas de influencia entre Stalin y la dupla anglosajona de Franklin Roosevelt y Churchill–, mucho más que de un “nuevo Berlín” –capitulación del Tercer Reich–, donde “los europeos de Occidente (sic) deberán pagar la factura”, mientras “China es confirmada como socia de Rusia” (https://bit.ly/3h6VixX).

Un punto notable de su disquisición se refiere al “lugar de China” cuando “Rusia desechó firmemente las propuestas de alianza con Occidente y contra China”, ya que antes de la cumbre el zar Vlady Putin había reafirmado que “no consideraba a Beijing como una amenaza” y que “su desarrollo económico es más que normal”.

Tampoco China reivindicaría Siberia oriental –que muchos estrategas consideran una de las regiones más ricas de materias primas del planeta–, por lo que Moscú y Beijing desarrollarán de forma conjunta su economía mediante una “asociación euroasiática ampliada”, donde destacan las ferrovías transiberiana y la Magistral que conecta el lago Baïkal al río Amour, además de corredores de transporte.

En el plano económico, “Estados Unidos aceptó el 19 de mayo [poco más de un mes antes de la Cumbre] que la industria de la Unión Europea (UE) funcione con el gas (sic) ruso en lugar del petróleo (sic) occidental”, cuando “el socialista (sic)” alemán Gerhard Schröder es el “administrador de la sociedad gasera rusa Rosneft”, mientras el gaullista François Fillon será administrador de la sociedad petrolera rusa Zaroubejneft.

TM desmonta la propaganda negra sobre la ciberseguridad que manipulan alegremente los multimedia de Washington cuando “la cuarta parte de los ataques informáticos provienen del mismo EU”.

A juicio de TM, Moscú favorece la “retrocesión (sic)” de Taiwán a China “sin necesidad de una confrontación militar”.

TM esboza las “zonas de influencia”, no sin antes haber delineado las supuestas tres “líneas rojas” prohibitorias de Putin: 1) “Prohibición de la adhesión de Ucrania a la OTAN o del estacionamiento de misiles nucleares” (https://bit.ly/2U0vwng); 2) “Prohibición de inmiscuirse en Bielorrusia”, y 3) “Prohibición de intervención en la política interna rusa”.

Medio Oriente quedaría bajo la influencia de un condominio de EU y Rusia, “con excepción de Siria, directamente bajo el ala (sic) de Moscú” con tres corolarios: 1) La “mayoría “sunnita” sería dividida en dos grupos para impedir el resurgimiento del Imperio otomano”; 2) “Siria, en lugar de Irán (¡mega sic!) tendría el liderazgo de una zona que incluya Líbano, Iraq, el mismo Irán y Azerbaiyán”, y 3) “Israel abandonaría el proyecto expansionista de Vladimir Jabotinsky –proyecto irrendentista del “Gran Israel” adoptado por Bibi Netanyahu y el talmúdico Jared Kushner, yerno de Trump).

Foto: – La conferencia de Yalta fue la reunión que mantuvieron antes de terminar la Segunda Guerra Mundial (del 4 al 11 de febrero de 1945) de izquierda a derecha: Churchill, Roosevelt y Stalin como presidentes de gobierno del Reino Unido, de Estados Unidos y de la Unión Soviética.

Seguramente, el segundo corolario que propulsa a Siria, en lugar de Irán –uno de los grandes triunfadores de la reconfiguración del “Nuevo Medio-Oriente”–, levantará muchas cejas por no ser muy factible.

En cuanto a las “prohibiciones” en las fronteras rusas de Ucrania y Bielorrusia, pareciera que EU no ha notificado todavía a sus aliados de la OTAN: cuando la Armada Real Británica se ha librado a graves provocaciones en el mar Negro, mientras la UE prohíja el asunto del disidente bielorruso Protasevich como su bandera para defender sus fariseos derechos humanos –cuando calla la imperdonable carnicería infantil ocultada de los indígenas de Canadá.

Yalta I se celebró siete meses después de Bretton Woods. Ahora el Yalta II que TM propone en forma creativa carece de un Bretton Woods II, que 77 años más tarde puede constituir su agujero negro.

.

.

Alfredojalife.com

Foto: bbc.com – EPA – – esberlintours.com

Los articulos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email