Jeffrey Sachs defiende a Kristalina Georgieva, directora del FMI, perseguida por sinofilia

Nota: Alfredo Jalife-Rahme – Analista internacional, médico, profesor, conferencista y periodista – Mexico

El omnipotente eje Wall Street/La City de la anglósfera y su nuevo Aukus optó destituir a Kristalina Georgieva, directora del FMI, mediante su bufete de abogados WilmerHale, sin juicio ni juez ni jurado de por medio (https://bit.ly/2WpVAKc).

El economista israelí-estadunidense Jeffrey Sachs, en un artículo surrealista en el globalista Financial Times (27/9/21), defiende a la acorralada directora del FMI, la búlgara Georgieva, quien sufre un linchamiento de los multimedia de la anglósfera que la acusan de favorecer a China en los rankings Ease of Doing Business del Banco Mundial (BM).

Sachs, graduado de Harvard, estuvo muy de moda en la década de 1990 por su propedéutica sobre el “desarrollo sustentable” que abogó en la Escuela de Gobierno Kennedy y hoy dirige el mismo tópico en la Universidad de Columbia. No obstante, Sachs ha cometido graves errores al haberse entrometido en la política interna de Bolivia con su nefario “plan de estabilización” de corte fiscalista neoliberal: pecado muy común de los académicos estadunidenses, quienes se inmiscuyen en países de los que ignoran su idiosincrasia y donde experimentan su reingeniería neomalthusiana. Sachs apoyó al dictador boliviano Hugo Banzer que fue defenestrado por los ciudadanos. Tras haber “aconsejado” a las economías poscomunistas, ahora Sachs se ha consagrado a la “mitigación (sic) de la pobreza” y a la “sustentabilidad ambiental” con enfoque globalista.

Usual a su estilo tajante, Sachs alega sobre el caso de Georgieva que los “candentes (sic) ataques no tienen nada que ver en realidad con la presunta santidad de los datos del BM o sobre la calidad de su gestión”, sino que se trata más bien del “papel de China en la institución multilateral con sede en Washington”. Confiesa que “muchos en el Congreso de EU desean a Georgieva fuera porque no es una jurada enemiga de Pekín”.

Sachs, hoy partidario de su correligionario, el senador Bernie Sanders, exhibe la carta de tres congresistas republicanos a la también israelí-estadunidense secretaria del Tesoro, Janet Yellen, que fustigan la participación de China en instituciones multilaterales como FMI, OMS y la ONU (https://bit.ly/3F1YNRC).

Los congresistas exigen que la Secretaría del Tesoro reporte las interacciones de Georgieva con los representantes chinos en el FMI que “desembocaron en la aprobación de la nueva asignación por 650 mil millones de dólares de derechos especiales de giro (DEG)” –de los que, por cierto, se benefició México con un maná de 18 mil millones de dólares.

Sachs arguye que se trata meramente de la “creciente obsesión de EU con China”, ya que los “alegatos específicos contra Georgieva son veniales (sic) a primera vista”. Expone que Shanta Devarajan, profesor de la Universidad Harvard a cargo del Ease of Doing Business del BM “niega que Georgieva lo hubiera presionado (https://bit.ly/3CTll51)”.

Biden y Xi Jinping : en el año 2013, cuando Biden era vicepresidente de Obama.

Sachs expone la “hipocresía” del BM, sobre todo, durante la presidencia del republicano David Malpass cuando el “Congreso de EU presionaba en forma rutinaria al gobierno federal y al BM para enviar miles de millones de dólares a los regímenes apoyados por EU (como los 5 mil 300 millones de dólares a Afganistán durante la ocupación de EU) mientras intentaba bloquear fondos a los gobiernos con crisis de liquidez cercanos a China y a Rusia”.

Sachs exclama que Georgieva recibe una persecución anticomunista al “estilo McCarthy” que llevará a la defenestración de la directora del FMI, que “probaría en forma concluyente que el FMI es una institución dirigida por EU”, lo cual orillará a que “China, Rusia y otros busquen crecientemente su propia vía”. Aduce en forma dramática que tal perspectiva retrocedería al planeta al “crudo nacionalismo monetario y financiero de la década de 1930 que profundizó la Gran Depresión y colocó al mundo en el camino de la guerra total”. Exhortó finalmente a que el “FMI no deba capitular a la histeria congresista contra China”. Sea lo que fuere, el eje Wall Street/La City de la anglósfera y su nuevo Aukus ya sellaron la suerte de KG en su muro financierista globalista.

.

Alfredojalife.com

Foto: Kristalina Georgieva (izquierda), y la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen.

Los articulos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email