NOTA; Andrés Silva, (Periodista)

Montevideo, Uruguay

En Uruguay las organizaciones populares organizadas, se encuentran a muy pocos días de coronar una gran hazaña cuando el próximo 8 de Julio culmine el plazo constitucional para entregar las firmas requeridas para llevar a referendo y derogar 135 artículos de la LUC (Ley de Urgente Consideración), ley 19.889.

Son 650.000 firmas válidas las necesarias para lograr la convocatoria, y es por eso que se fijó como meta recaudar 700.000 firmas para asegurar el resultado. Todo esto en el medio de una pandemia mundial en la cual la movilidad está limitada, no se permiten las aglomeraciones, por lo tanto no se pudieron realizar actos, no se realizaron barriadas, las personas no estaban muy receptivas a recibir gente y lo más complejo fue que no se lograba informar a la ciudadanía sobre el contenido de cada uno de los 135 artículos de la ley en cuestión ya que los medios de comunicación se mantienen en total silencio, existe un blindaje mediático de tal magnitud en torno al gobierno, que dificulta mucho el acceso de la ciudadanía a una información veraz y sin censuras.

Por todo esto es que decimos que la hazaña está cumplida, más allá que sabemos que las firmas están aseguradas, aunque así no fuere, el movimiento popular uruguayo cumplió, porque en contra de todos los pronósticos, lograr juntar las firmas en este escenario, es una gran victoria popular, que sin duda golpea fuerte a una derecha que estaba convencida que no se lograrían juntar ni la mitad de las firmas necesarias, y esto lo confirman las declaraciones de uno de los líderes históricos de la derecha uruguaya, el expresidente y actual secretario general del partido colorado Julio María Sangunetti, cuando apelando una vez más al miedo y tratar de remover viejos fantasmas aseguraba en una de sus columnas que “el país está frente a un riesgo serio y desde el Frente Amplio y el Pit-Cnt se lanzó una operación política que puede tener consecuencias muy dramáticas” decía también, “a los impulsores del referéndum no les va bien, anuncian todos los días cifras publicitarias de presuntas firmas obtenidas. Cada día está más claro que simplemente quieren hacer gimnasia opositora y eventualmente trancar al gobierno en su gestión, con daño muy severo para la ciudadanía“, todo esto después de que la campaña tomara un impulso tremendo cuando se lograron 445.526 firmas el 1º de Mayo.

El presidente de la República por su parte se ha llamado a silencio tanto en este como en otros temas, por ejemplo lo relacionado a la pandemia, en donde hoy Uruguay es el país más crítico a nivel sanitario en el mundo, respecto al número de infectados y  muertos por cantidad de población y desde el gobierno no se toman medidas serias ni se aceptan las recomendaciones de la oposición y sus especialistas, como tampoco del grupo de científicos creado para asesorar al gobierno en estos temas, grupo que al día de hoy fue disuelto. 

Quedan tres días para que la Comisión Nacional Pro Referéndum sea acompañada seguramente en una caravana popular hasta la corte electoral con el total de las firmas y más, acto que para muchos jóvenes que nacieron o crecieron durante el gobierno del Frente Amplio sea su primer victoria frente a un gobierno de derecha que intenta quitarle derechos a la ciudadanía e implantar leyes propias del neoliberalismo para someter, empobrecer y criminalizar a todo aquel que no comulgue con su pensamiento.

Pero ciertamente como ya sucedió en el pasado, durante los gobiernos derechistas posdictadura, cuando intentaron entregar las empresas públicas a  manos privadas, el pueblo organizado salió a juntar firmas una y otra vez para que las empresas estatales siguieran en manos de estado. La hazaña está cumplida, una vez más ante las amenazas, la respuesta sigue siendo cientos de miles de firmas.

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email