Noosfera, Parte IV: Mitologías monistas

Dmitry Orlov- Escritor / ensayista, ingeniero, lingüista, marinero – Analista Internacional- ruso-estadounidense

Después de unas pocas decenas, quizás cientos de milenios durante los cuales el Homo sapiens habitó en compañía de una multitud de dioses, diosas y cosas divinas (junto con puñados de demonios, duendes y trolls) surgió la idea de poner fin a la locura y , como medida disciplinaria, declare que hay un solo Dios a quien todos deben adorar y reverenciar forzosamente. 

Como resultado, se ha derramado mucha sangre, hasta que se llegó a una especie de tenso enfrentamiento, en el que varios teólogos confirmaron, retorciéndose en sus asientos todo el tiempo, que existe un solo Dios, sea el Dios de los judíos o de los musulmanes, a pesar de diferencias doctrinales menores como el derecho a tener más de una esposa o si los adúlteros en serie deben ser apedreados por una multitud enfurecida o invitados a programas de entrevistas junto con sus múltiples amantes abandonados. La fuente del monoteísmo se remonta al zoroastrismo, que surgió en Persia en el siglo VI a. C. En su estado actual, esta mitología religiosa está representada por sus dos formas más prevalentes: el judaísmo y el islam. Ambos pueden resumirse adecuadamente con la declaración “No hay más Dios que Dios / Allah”. Esta declaración de negación indica que no todo está bien con el aspecto “mono” del monoteísmo: la necesidad de negación ipso facto admite la posibilidad de afirmación al tiempo que enfatiza su indeseabilidad. Justo en el segundo libro del Antiguo Testamento está la siguiente línea: “Yo, Yahvé tu Dios, soy un Dios celoso …” [Éxodo 20] “¿Celoso de quién?” las mentes inquisitivas quieren saber automáticamente. Por lo tanto, la fórmula relevante del monoteísmo que desafía la aritmética es 1 ≠ 1.Tenga en cuenta que, si bien el cristianismo generalmente se considera monoteísta, he optado por dejarlo fuera porque su estado monoteísta es un punto de discordia. Los cristianos adoran a la Santísima Trinidad, que es simultáneamente Dios, y este acuerdo de tres por el precio de uno les parece politeísta a algunos musulmanes fundamentalistas. Asimismo, la creencia en la Trinidad se considera incompatible con el judaísmo. Regresaremos a una discusión sobre el cristianismo, sus estructuras anatómicas y sus patologías comunes, más adelante. En el judaísmo, Dios recibe el nombre de Yahvé (el antiguo dios tribal de los judíos que estaba compitiendo por un puesto con otros, sobre todo el becerro de oro del Éxodo 32), un Elohim más reciente (que parece ser el producto de algunos entusiastas Mentes legales judías) y el más bien tímido “Di-s” (tímido porque todo el mundo sabe que el guión representa la letra “o”). Elohim es una forma plural de Eloah. Se dice que tiene una connotación monoteísta, aunque su forma gramatical insinúa politeísmo. Elohim tenia, o tiene, siete nombres diferentes: El, Elohim, Eloah, Elohai, El Shaddai y, por último, pero no menos importante, Tzevaot. Pero todos representan la misma deidad, ¡fíjate! En el Islam, Alá (la palabra para Dios en árabe) es el único. El sitio más sagrado del Islam, en La Meca, tiene como punto focal la Kaaba, un cubo negro que no contiene nada. Según la Enciclopedia Británica: “Cuando las fuerzas de Mahoma conquistaron La Meca en 630, ordenó la destrucción de los ídolos paganos alojados en el santuario y ordenó que se limpiaran de todos los signos de politeísmo. Desde entonces, la Kaaba ha sido el punto focal de la piedad musulmana “. Claramente, entonces, lo que una vez estuvo dentro de la Kaaba sí importa y rodearla en procesión no sería el punto culminante del hajj, la peregrinación sagrada que todo buen musulmán debe hacer al menos una vez. Tal reverencia hacia un espacio vacío es un claro ejemplo de afirmación por negación. Los antiguos dioses árabes que alguna vez estuvieron encerrados dentro de la Kaaba son dioses en minúsculas; solo hay un Dios en mayúsculas, que es Alá, su profeta es Mahoma, y lo que Mahoma escribió es lo que Allah le dijo que escribiera. Mahoma era un epiléptico que no podía escribir y podemos suponer que sus visiones y revelaciones celestiales fueron el resultado de sus ataques escritos por sus seguidores. Ser epiléptico lo coloca en la buena compañía de muchos líderes religiosos, incluidos el Señor Buda, el Apóstol San Pablo, el Apóstol San Juan y muchos otros. Si la causa fundamental de sus visiones y revelaciones fue somática en lugar de sobrenatural, entonces se vuelve difícil trazar una línea entre donde termina la condición médica de Mahoma y comienza el canal de comunicación directo de Allah con él. Sea como fuere, lo que dictó Mahoma es lo que dijo Alá y lo que un buen musulmán debe cumplir literalmente, no se permite ninguna reinterpretación. Para aquellos que no están resueltamente atrapados en la Edad Media, es inevitable cierta cantidad de reinterpretación. Tomemos, por ejemplo, esta advertencia severa: “… [I] es absolutamente permisible para las mujeres que montan a caballo en lugares públicos.” [ Corán24:31] Pero entonces, ¿qué pasa con las patinetas eléctricas? ¿Qué dice Alá, a través de su profeta, sobre las mujeres que conducen patinetas eléctricas en lugares públicos? Dado que Mahoma ya no está disponible para ser consultado y Alá elige permanecer en silencio, ¿qué tiene que decir un comité de patriarcas barbudos, con turbantes y vestidos con túnicas sueltas sobre las mujeres que conducen patinetas eléctricas? ¿Y no tendrían que probar ellos mismos montar dichas patinetas eléctricas, para estar seguros de saber de qué hablan? Pero entonces, ¿la vista de hombres barbudos vestidos con túnicas sueltas en patinetas eléctricas por la ciudad no restaría algo a la dignidad de su religión? La exigencia de que la poesía de Mahoma, que algunos podrían estar tentados de caracterizar como el producto de un cerebro epiléptico enfermo, se tome como la verdad literal, puede parecernos bastante extraña. El Islam parece haber dado un giro extraño en el siglo XI, con el tratado de Abu Hamid Al Ghazi La incoherencia de los filósofos (del cual el persa Avicena, o Ibn Sīnā, es el más famoso). Ha sido la pesadilla de los islamistas seculares desde entonces. Considere sólo el título del Capítulo XIV de este tratado: “Sobre la impotencia de los filósofos para demostrar que el cielo es un organismo vivo cuya obediencia a Allah se manifiesta en su movimiento circular”. Por un lado, tenemos el camino de la investigación científica desde Copérnico hasta Galileo, Kepler, Newton hasta Einstein y la astrofísica moderna, y por el otro tenemos el progreso de la investigación científica sin salida en el “movimiento circular” celestial de Al Ghazi. Patético, ¿no crees?

DUBAI – el-anaquel.com

El mundo islámico entró en un fuerte declive en el siglo XVII y, a pesar de las recientes maravillas de Arabia Saudita y Dubai, construidas en el extranjero y financiadas con fondos extranjeros, ahora está sumido en el atraso y la pobreza y apenas se ubica un escalón por encima de África. ¡Y ahora la receta para este atraso y pobreza se está importando, en grandes cantidades, a América del Norte y Europa Occidental! El presidente del Banco Islámico de Desarrollo, Dr. Mahathir, dijo: “Toda la Ummah musulmana de 1.500 millones es una gran sociedad de consumo, que abastece todas nuestras necesidades de fuera de nuestra comunidad, incluidos nuestros requisitos de defensa y seguridad. No producimos prácticamente nada por nuestra cuenta, no podemos hacer casi nada por nosotros mismos, ni siquiera podemos administrar nuestra riqueza “. Este esbozo en miniatura del Islam es, por supuesto, superficial. Una excepción importante es Persia / Irán, que ha sido un gran centro de aprendizaje científico desde la antigüedad y le ha dado al mundo, entre otras cosas, álgebra. A pesar de ser una teocracia desde la Revolución Islámica de 1978 y las sanciones económicas occidentales, Irán ha obtenido un número récord de científicos e ingenieros y, en general, se ha mantenido firme en ciencia y tecnología. Otra excepción dentro del mundo islámico es Malasia, pero solo un poco más del 60% de musulmanes. Obviamente, hay mucho más que decir sobre este tema, pero no importa cuán matizada sea su visión del Islam, el punto sigue siendo que en gran parte del mundo islámico permanece abierto un camino para el Islam fundamentalista, y desde allí es solo un pequeño paso para islamismo político radical. Araña la superficie del Islam secular, el Islam radical es simplemente el Islam original, basado en una lectura literal del Corán, según el cual la yihad es responsabilidad de todo buen musulmán y el objetivo de la yihad es la conquista del mundo entero con el propósito de establecer un califato mundial. Algunos comentaristas occidentales han intentado reinterpretar la yihad como una especie de búsqueda espiritual, pero en el Islam radical no se permite la reinterpretación del Corán, por lo que este no es un punto que valga la pena discutir. En el Islam radical, toda sociedad secular es pecadora y debe ser destruida. Los no musulmanes conquistados (infieles) tienen tres opciones: convertirse en musulmanes, ser asesinados o convertirse en zimmis (personas que aceptan el gobierno musulmán) que deben pagar la jizyah, que es un tributo que los no musulmanes pagan a los musulmanes para evitar ser asesinados. Las reglas que gobiernan la imposición del régimen de Zimmi permiten que los hombres sean asesinados y que las mujeres y los niños sean esclavizados y tratados arbitrariamente mal. Es posible liberarse de la esclavitud aceptando el Islam y obedeciendo la ley Sharia. La actual proliferación del Islam radical no fue un accidente. Hasta que los soviéticos introdujeron sus fuerzas armadas en Afganistán, permanecieron encerradas en Arabia Saudita. 

Pero luego la CIA decidió armarlo e introducirlo en Afganistán para derrotar a los soviéticos. 

John McCain reunido en Siria con un grupo de terroristas – Telesur

Al Qaeda sufrió un pequeño revés por ese esfuerzo, al igual que los talibanes, que ahora intentan gobernar Afganistán. En cuanto a las malas decisiones, esta fue espectacularmente mala. Probablemente nunca sabremos si los genios geopolíticos de la CIA alguna vez se dieron cuenta de que habían puesto al mundo occidental en el camino de la autodestrucción. La necesidad de negar constantemente la existencia de otras deidades ha dado lugar a una intolerancia considerable, con los musulmanes llamando a los no musulmanes kaffirs (infieles) y los judíos llamando a los no judíos goyim (gentiles). Mientras que el Islam, al ser ciego a las diferencias étnicas, basa este epíteto en la observancia religiosa o la falta de ella, la distinción judía es ciega al ateísmo o al agnosticismo (que son bastante desenfrenados entre los judíos) y tiene ciertos matices innegablemente racistas.Un judío se define como cualquier persona cuya madre sea judía. Pero según el Antiguo Testamento judío, todas las personas descienden de Adán y Eva, quienes tuvieron tres hijas: Luluwa, Azura y Awan, todas ellas judías. Por lo tanto, según la ley judía, todas las personas del mundo son judías. Por lo tanto, al solicitar alia para obtener su pasaporte israelí (que, por cierto, es uno de los pasaportes más útiles del mundo), no es necesario buscar o inventar una tatarabuela materna; simplemente escriba “Eva, esposa de Adán; vea el Libro del Génesis”.

ADAN Y EVA – RUBENS, PEDRO PABLO (COPIA DE: TIZIANO, VECELLIO DI GREGORIO)

Esto, por cierto, ejemplifica una de las diferencias definitorias entre los estereotipos étnicos / superetnicos judíos y musulmanes (el Islam es un superetino compuesto por una multitud de etnias): en el judaísmo, la necesidad de interpretar y reinterpretar es incontenible, mientras que en el Islam cualquier intento de este tipo incontenible se considera “kufr”, que es “estar en desacuerdo, rechazar o no dar declaración a cualquiera de los mandatos y prohibiciones otorgados por Allah y mostrados por Muhammad”. Donde los musulmanes simplemente obedecen, los judíos siempre buscan escapatorias. Por ejemplo, mientras que a los judíos jasídicos se les prohíbe comerse con los ojos a mujeres extrañas, a veces se puede ver a los muchachos jasídicos púberes comiéndose con los ojos los reflejos de mujeres extrañas en los escaparates de las tiendas, ya que no está prohibido comerse los reflejos con los ojos, ¡una escapatoria! Todo esto hace que la mitología religiosa monista sea bastante frágil. Todo se reduce a una cuestión de disciplina: adora a este Dios único, y si no lo haces, o si adoras a algún otro Dios o dioses, serás rechazado, desterrado, avergonzado públicamente, apedreado, decapitado o castigado de otra manera. En este sentido, el monoteísmo es solo una versión represiva y totalitaria del politeísmo. Pero esta misma fragilidad es algo con lo que la tecnosfera puede trabajar porque es susceptible de una amplia variedad de algoritmos de divide y vencerás. Todo lo que tienes que hacer es sembrar el universo monista con distinciones espúreas y enfatizarlas según sea necesario para crear divisiones sociales que nieguen los beneficios de la unidad religiosa. El islam político, representado por entidades como Al Qaeda, el califato islámico y los talibanes, y el judaísmo sionista muestran la potencia de convertir el monoteísmo totalitario en armas.

.

.

Foto: cartaalospadres.com

Los articulos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben.

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email