Putin sepulta la globalización y advierte del peligro de la cibercracia (Por Alfredo Jalife-Rahme)

Nota: Alfredo Jalife-Rahme – Analista internacional, médico, profesor, conferencista y periodista   – Mexico

En su calidad de ser una de las dos superpotencias nucleares y la máxima potencia hipersónica, cobra trascendental relieve la participación del zar Vlady Putin en la Agenda 2021 de Davos (https://bit.ly/3amikOe), del globalista Foro Económico Mundial (FEM) que controlan el suizo Klaus Schwab y el megaespeculador George Soros (https://bit.ly/2KZVfrJ).

Dos días después, Putin firmó “una ley que ratifica el acuerdo de extensión del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (Start) por cinco años (https://bit.ly/36k9O0T)”.

Justamente un día después de su ponencia muy “realista”, que para otros sería muy pesimista, el presidente Joe Biden sostuvo una llamada telefónica con su homólogo ruso donde acordaron la extensión del Start que contribuye notablemente a la “estabilidad estratégica” en el mundo (https://bit.ly/3pvR3iF).

Putin tocó los puntos nodales que afectan la situación mundial que, a su juicio, tiene mucho parecido con la década de los 30 del siglo pasado que desembocó en la Segunda Guerra Mundial y que ahora, con la pletórica letalidad de las nuevas armas tecnológicas, significaría el “fin de la humanidad” que calificó de “ominosa distopía”.

Terminó la época de los intentos por construir un mundo unipolar y centralizado, tal monopolio atenta contra la pluralidad cultural, asegura Vladimir Putin.

El presidente Putin fustigó a la globalización: “causó un aumento significativo en los ingresos de las compañías trasnacionales, en primer lugar, estadunidenses y europeas”. Pues sí: ¡Era una intensa “guerra financiera”!

Puntualizó que tales ingresos de las compañías los recibe el “uno por ciento de la población”.

También fustigó al deletéreo Consenso de Washington (https://bit.ly/3t8aD6K) –que de “consenso” sólo tiene el apodo, ya que fue una imposición de Wall Street y su marioneta Bill Clinton (https://bit.ly/3peRH3E).

En un diagnóstico impecable cuan implacable, el zar ruso afirmó que “la época de los intentos de construir un mundo unipolar y centralizado ha terminado”. Precisó que “tal monopolio, por su naturaleza, iba en contra de la histórica pluralidad cultural de nuestra civilización”.

A mi juicio, la ontología y biología abogan por la “biodiversidad de todas las especies vivientes de la creación”: axioma que la barbarie globalista pretendió sepultar.

Putin comentó que la crisis de la globalización financierista exacerbó la desigualdad e incrementó la escisión de la sociedad y el paroxismo migratorio: “esto provoca una fuerte polarización de la opinión pública, causa el crecimiento del populismo (sic), el radicalismo de derecha e izquierda y otros extremos”.

En referencia a la postura del ex canciller alemán Helmut Kohl –quien aseveró que Europa occidental y Rusia deben caminar juntas para que la cultura europea permanezca como uno de los centros de la civilización global en el futuro–, Putin enfatizó que “Rusia y Europa forman una misma civilización y comparten geografía, cultura, ciencia y tecnología”. Sin embargo, el presidente ruso resaltó que las relaciones actuales de Rusia y los países europeos “obviamente no son normales”, por lo que instó a Europa a dejar de utilizar todos los problemas de los siglos pasados en la política interna y mirar hacia el futuro.

La postura de Helmut Kohl es muy significativa por haber sido el promotor de la canciller Merkel, quien, debido a sus vivencias en la otrora Alemania del Este, padece rusofobia aguda.

El zar ruso arremetió contra los gigantes tecnológicos de Silicon Valley –Gafam (Google/Amazon/Facebook/Apple/ Microsoft)/Twitter–que “en algunas áreas compiten de hecho con los estados” cuando “sus audiencias consisten de miles de millones de usuarios que pasan una parte considerable de sus vidas en estos ecosistemas”. Se preguntó si tal monopolio cibernético cumple con el interés público cuando “sustituyen las instituciones democráticas legales y usurpan esencialmente o restringen el derecho natural de las poblaciones a decidir por sí mismos cómo vivir, qué seleccionar y qué postura expresar libremente”.

A mi juicio, los gigantes tecnológicos de Silicon Valley constituyen hoy el “ciber-Caballo de Troya” del siglo XXI con el que pretenden propinar un golpe global de Estado.

.

.

.

Alfredojalife.com

.

Fotos: diarioarmenia

Los articulos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email