Sombra del síndrome Lewinsky en Ucrania con el desplome electoral de Biden y la anglósfera

Nota: Alfredo Jalife-Rahme – Analista internacional, médico, profesor, conferencista y periodista – Mexico

En la semana decisiva para Ucrania, Europa, Estados Unidos y el mundo (https://bit.ly/36zv9q3), que derivó en el reconocimiento por Rusia de las repúblicas secesionistas del Donbás –Donetsk y Luhansk–, no se puede soslayar en el metaanálisis con enfoque multidimensional, tres relevantes consideraciones de la política doméstica en Estados Unidos que han contribuido a llevar a su paroxismo el complejo contencioso de Ucrania:

1) El desplome de la aprobación de la dupla Biden/Kamala Harris debido a la incoercible hiperinflación de 7.5 por ciento (la peor en los recientes 40 años) y a la indomable crisis migratoria; 2) la proyección en los próximos nueve meses de un triunfo del trumpismo en el Congreso; 3) la consustancial rusofobia del partido demócrata infectado por los teoremas balcanizadores de Zbigniew Brzezinski aplicados por los presidentes Clinton/Obama/Biden.

En su libro El Príncipe, Maquiavelo aconsejó a los Medici florentinos recurrir a guerras foráneas para apagar los incendios internos, lo cual ha sido una tónica universal en todos los tiempos y lugares. Cuando el ex presidente Bill Clinton fue atrapado en su aventura sicalíptica con su becaria Mónica Lewinsky, lo cual carcomió considerablemente su popularidad, optó por recurrir a la guerra contra Yugoslavia llegando a jalar insólitamente a los otros sumisos miembros de la OTAN, cuando la ex Unión Soviética sufría su peor coyuntura geopolítica (https://nyti.ms/3BFIwQW)”. Fue cuando la cola movió al perro (https://lat.ms/35imBTY).

No es nada improbable que la dupla Biden/Kamala Harris, empantanada en su impopularidad, haya recurrido a atizar el fuego en Ucrania, lo cual conviene a los intereses de Estados Unidos para avanzar su agenda balcanizadora y energética (v.gr. impedir la conexión del NordStream 2 de Rusia con Alemania (https://bit.ly/3t0gmfB). El escándalo del fake russiagate implica a Hillary Clinton y a Jake Sullivan –antes de ser influyente consejero de Seguridad Nacional de Biden (https://bit.ly/3sbFUr2)–, desnudados por el fiscal especial John Durham, lo cual exhibe la rusofobia congénita al precio de cualquier mendacidad y desinformación del Partido Demócrata cuyo objetivo consiste en balcanizar/cercar/contener a Rusia. El vicesecretario de Estado con Bill Clinton, Strobe Talbott –de 75 años, ex presidente de Brookings Institution, asociado con la revista Time y ex director del Centro de Estudios de la Globalización de Yale (donde está incrustado Zedillo)–, fue un ardiente promotor de la balcanización de Rusia (https://bit.ly/3JM6IE9).

Hoy Rusia ha sido orillada a una alianza estratégica con China que, el histórico 4 de febrero, iniciaron la configuración de un nuevo orden mundial de corte multipolar, en detrimento del caduco orden unipolar financierista cibermilitar de la anglósfera (https://bit.ly/3hep8Rv). Gerard Baker, del Wall Street Journal, sustenta que Estados Unidos y Europa perdieron la postguerra fría (https://on.wsj.com/3v5FJPT). El mismo Trump reconoce que el plan de Putin para proteger a las republicas separatistas del Donbas fue genial (Daily Mail, 22/2/22).

Foto: Reuters – Vladimir Putin y Donald J. Trump.

La impopularidad de los mandatarios de cuatro países de la anglósfera es sencillamente dramática:

1) Biden ostenta una desaprobación de 53 por ciento, según Real Clear Politics del 18 de febrero (https://bit.ly/35ifGtY), mientras la aprobación de la malhadada vicepresidenta Kamala Harris es de 28 por ciento (https://bbc.in/3s8T1ZZ); 2) la mitad de los canadienses aseveran que el primer Justin Trudeau de Canadá es un inepto disfuncional por no saber manejar la revuelta pacifica de los camioneros a quienes reprimió usando una ley militarista de Emergencia (https://bit.ly/3p7UuxT); 3) El pugnaz primer australiano Scott Morrison es cada día más impopular (https://reut.rs/3BVXQcx); 4) el primer británico Boris Johnson ostenta una desaprobación de 65 por ciento (al 22 de febrero) debido a los escándalos de sus ocho partygates, mientras obligaba a la población al confinamiento (https://bit.ly/3543JYR).

Los cuatro países de la anglósfera, tres miembros de la OTAN y otros tres del AUKUS, son ya ilegítimos desde el punto de vista democrático.

.

.

.

Foto: Los expresidentes estadounidenses Barack Obama, George W. Bush y Bill Clinton – foto Gettyi

Los articulos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben

Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter