El uribismo cerca de consumar una dictadura en Colombia

Nota: John Alexander Lastra M – Colombia

La llegada del presidente Iván Duque a la ciudad de Cali en el marco de los 30 días de movilizaciones masivas en todas las regiones, hace que la incertidumbre por la consumación de la dictadura uribista sea más grande, pues en medio de la tragedia humanitaria causada por la represión del ESMAD y del Ejército, así como de la infiltración de policías y paramilitares en las marchas, Duque ordenó mayor despliegue militar en las calles y no descartó en decretar la Conmoción interior.

Un policía dispara su arma contra un manifestante, al que desfiguró el rostro. (@SandraComunes)

     Duque amparado en el artículo 213 de la Constitución (Capítulo 6 de los Estados de Excepción) podría decretar la conmoción interior hasta por 270 días (1), en ese lapso tomará el control total, es decir, tendrá la potestad de prohibir la circulación y residencia, exigirá a la gente comunicar su circulación, podrá interceptar todos los medios de comunicación, limitará los servicios o artículos de primera necesidad, así como la libertad de modificar el presupuesto nacional e imponer nuevas medidas fiscales (…) es decir, el presidente elegido por el Narcotraficante N°82, podrá hacer lo que quiera con sus séquitos, oxigenando al decadente y peligroso grupo llamado uribismo.

     Aunque pueda leerse delirante, la posible decisión de Duque (incidida por Álvaro Uribe Vélez) es muy factible por varios factores: 1. No se entiende el trato de guerra que el Ejecutivo le da a las manifestaciones populares, las cuales están amparadas en la Constitución; 2. La potestad al Ejército para tomarse los municipios y departamentos, pasando por encima de las autoridades regionales, las cuales fueron electas por voto popular; 3. La negativa de entablar una Mesa de Diálogo abierta, inclusiva, transparente, y no con un pequeño grupo con que ni siquiera se identifican esos millones de jóvenes protagonistas de las coloridas movilizaciones; 4. La estigmatización a los manifestantes e invisibilización de los crímenes perpetrados por las autoridades y grupos paramilitares contra la población.

     Ante la inminente pérdida de las elecciones presidenciales y legislativas que se efectuarán en 2022, no solo el uribismo aboga por la conmoción interior, sino otros partidos confesos de derecha y ultraderecha, un ejemplo es Cambio Radical, grupo político distinguido por tener el mayor número de parapolíticos investigados y presos, su líder Germán Vargas Lleras tildó a los manifestantes como vándalos y pidió a Duque decretar la medida, “el Gobierno debería contemplar la declaratoria del estado de conmoción interior”, (2).

     La proximidad a la conmoción interior tuvo un apoyo político la semana anterior, pues en el Senado se tumbó la moción de censura al ministro de Defensa Diego Molano, en esa instancia 69 legisladores votaron en contra de la moción y 31 a favor (3). Los 69 sufragios que ratificaron a Molano como ministro fueron de los partidos Centro Democrático (uribismo), Partido Conservador, La U, Cambio Radical, Cristianos y mayorías del Partido Liberal. Pese a que en la próxima semana se debatirá la moción de censura contra Molano en la Cámara de Representantes, se estima que logrará salvarse.

     Por su parte, los organismos internacionales financiados por Estados Unidos (EE.UU.) se han limitado en emitir escuetos informes que no cuestionan el fondo de las políticas socioeconómicas de Colombia, las cuales se traducen en asesinatos, desapariciones, fosas comunes y desigualdades. Es una ingenuidad pensar que EE.UU. apoyaría un Gobierno transformador en Colombia, para la Casa Blanca el país suramericano es vital para obstruir los avances progresistas en la región, continuar con las fracasadas políticas antidrogas y por supuesto, utilizar la nación como punta de lanza para agredir a Venezuela.

     Por el momento se avizora un panorama sombrío, los paramilitares (mal llamados “gente de bien”) seguirán asesinando a manifestantes con la complicidad de una fuerza pública que se suma a la “cacería” de jóvenes e indígenas participantes del Paro Nacional; los colombianos azotados por la violencia y pobreza continuarán movilizados exigiendo dignidad, en medio de la desorganización y ausencia de pedagogía popular; y el uribismo a la espera de azuzar más violencia para justificar la conmoción interior, herramienta para acentuar la dictadura y buscar la triquiñuela para posponer los comicios que constitucionalmente están para el 2022.

En todas las movilizaciones se rechazó la brutalidad policial de la cual han sido víctimas los manifestantes durante todas las noches y se reivindicó el derecho a la protesta del cual se valen los miles de manifestantes que a diario salen a las calles en la ciudad #ParoNacional

.

(1).https://www.corteconstitucional.gov.co/inicio/Constitucion%20politica%20de%20Colombia%20-%202015.pdf

(2).https://forbes.co/2021/05/25/politica/deberia-contemplarse-el-estado-de-conmocion-interior-vargas-lleras/

(3).https://www.elespectador.com/politica/senado-nego-mocion-de-censura-a-molano-y-lo-ratifican-como-ministro-de-defensa/

Foto: AFP

Los articulos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email